La profecía de El Elegido: ¿qué significa que la Fuerza esté equilibrada?

Advertencia: establecer esta teoría exige dejar de lado las diferenciaciones entre lo que es canon y lo que no. Toda ficción de Star Wars que gozara de oficialidad en algún momento ha servido para sustentar esta teoría.

El Elegido, ese recurso narrativo tan trillado en ficción. Debido a lo mucho que se ha abusado de él, puede resultar más o menos interesante o impactante. Esto depende de cómo se plantee, cómo se ejecute y cuánto enriquezca al conjunto de la ficción a la que pertenece. En el caso de Star Wars, el asunto de un posible Elegido ha dado para mucho.
Se introdujo por primera vez en La amenaza fantasma, película que iniciaba la trilogía de precuelas, donde la línea argumental del Elegido estaría más presente. Es atrevido, si no absurdo, dar por hecho que éste estaba ahí cuando se hizo la trilogía original. Pero que apareciera después no hace menos legítimo su papel en la trama. En cualquier caso, conviene dejar de lado ciertos aspectos supraficticios como ese porque no afectan en nada al objeto de debate, que es la profecía en sí.

La Orden Jedi contaba con unos místicos, eruditos o como queramos llamarlos que se dedicaban al planteamiento e interpretación de profecías. Llegaban a ellas a través de sueños, visiones y revelaciones con un claro origen en la Fuerza.
La profecía del Elegido es la más famosa y siempre ha sido un misterio para la audiencia de esta saga (también para sus protagonistas). Nunca la oímos recitada en las películas salvo un par de líneas famosas por parte de Obi-Wan cuando la parafrasea: «Tú eras el Elegido, el que destruiría a los Sith, no el que se uniría a ellos. El que vendría a traer el equilibrio a la Fuerza, no a hundirla en la oscuridad».

En el material del Universo Expandido apenas hay citas directas de la misma. Es más, en el libro de carácter divulgativo de La Senda Jedi, que es como un libro de texto sobre la Orden Jedi y sus adeptos, hay un apartado titulado La Profecía del Elegido que aparece tachada en la totalidad de sus tres páginas. Sólo se distinguen algunas palabras de las que ya hablaremos más adelante. Es en la novela de Claudia Gray titulada Maestro y aprendiz donde, por fin, accedemos a la profecía sin tapujos, aunque tengo la sensación de que es una versión reducida o resumida:

Sólo a través del sacrificio de múltiples Jedi logrará la Orden erradicar el pecado infligido sobre quienes carecen de nombre.

El peligro del pasado no ha pasado sino que duerme en un huevo. Cuando el huevo eclosione, toda la galaxia se verá amenazada.

Cuando la mismísima Fuerza se tambaleé, el pasado y el futuro deberán discurrir y combinarse.

Un Elegido surgirá, sin necesidad de un padre, y a través de él, el equilibrio final de la Fuerza se restablecerá.

Hay mucha leña que cortar ahí, pero antes de ponernos a ello quiero que os quedéis sobre todo con lo que dice el segundo verso: el peligro del pasado sigue presente y duerme en un huevo cuya eclosión amenazará a toda la galaxia.
Es todo muy metafórico, pero no es un simbolismo indescifrable en absoluto. Puede interpretarse.
Dicho esto, vayamos por partes: el Elegido es Anakin Skywalker (hijo de Shmi Skywalker, esposo de Padmé Amidala Naberrie, maestro de Ahsoka Tano, aprendiz de Obi-Wan Kenobi y posteriormente de Darth Sidious y en fin, Anakin, el Anakin que conocemos todos, por si las dudas).
Hay reticencias (cada vez menos) sobre si es o no es el Elegido, pero si el criterio de Qui-Gon y la parte de la profecía que hace alusión a la carencia total de un padre no son suficientes, sólo tenemos que volver a ver los episodios quince, dieciséis y diecisiete de la tercera temporada de The Clone Wars (2008). Efectivamente, el arco de Mortis.Mortis es, de hecho, una de las poquísimas palabras que pueden distinguirse en el apartado tachado de la profecía de La Senda Jedi (sistemas monolíticos y salvador único son otras). ¿Qué es Mortis? No os diré que es un planeta porque sería simplificar. Es más bien un plano distinto al real. Un plano místico, de carácter espiritual donde se encuentran tres deidades de la Fuerza. El Padre (representando al Equilibrio), la Hija (representando al Lado Luminoso) y el Hijo (representando al Lado Oscuro). En esos episodios vemos cómo Anakin lidia con los tres, y no sólo eso, sino que es sometido a una prueba por parte del Padre en la que demuestra que es el Elegido porque logra dominar ambos lados de la Fuerza (al Hijo y a la Hija, aunque luego tiene encontronazos con ambos).
En el Libro de los Sith, un volumen recopilatorio de anotaciones que distintos lores Sith han hecho a lo largo de los siglos, Darth Plagueis habla de la profecía del Elegido y dice lo siguiente:

«Los Jedi esperan la llegada de un salvador, un profetizado Elegido que destruirá a los Sith y devolverá el equilibrio a la Fuerza. Los Jedi cuentan cuentos de Mortis, un lugar de geografía imposible dentro de los ángulos de un gigantesco monolito. Los tres seres todopoderosos de Mortis pueden adoptar formas extrañas y ejemplifican el lado oscuro, el lado luminoso y el principio del equilibrio. ¿Convincente? Es discutible pero al menos es una buena forma de ilustrar una alegoría.»

Y lo que es ya definitivo: en El ascenso de Skywalker, podemos oír cómo Anakin le dice a Rey que devuelva el equilibrio a la Fuerza, como hizo él. Si la profecía exige que se cumpla eso y el fantasma de la Fuerza de Anakin te está diciendo que lo hizo, ¿dónde están las dudas?
Claro, el Episodio IX reescribe el arco narrativo de Anakin y todo el asunto de su redención, ¿no?
¿Hay más de un Elegido? Si Palpatine sigue vivo, ¿entonces no destruyó a los Sith? ¿Y no es la destrucción de los Sith parte de la profecía? Si se elude eso… ¿realmente la cumplió? Tantas preguntas con respuesta confusa… Pues para eso estamos aquí, para intentar arrojar un poco de luz a esas cuestiones.

Continuemos:
El caso es que la profecía habla sin medias tintas de reestablecer un equilibrio. Es decir, la Fuerza no es un elemento inamovible, inmune al devenir de sus usuarios. Podemos deducir que la Fuerza, de algún modo, fluctúa. Y en la época en la que se sitúan las precuelas está desequilibrada y no fluye bien por el lado luminoso.
¿Cuándo estuvo equilibrada por última vez? ¿Cómo afectaba eso a quienes eran sensibles a ella y estaban adiestrados en su uso?
Retrocedamos. Años. Siglos. Milenios. Remitámonos a los Jedi de la Antigua República. Si acudimos a las cinemáticas de Star Wars: The Old Republic, vemos cosas increíbles. Da la impresión de que quienes usan la Fuerza lo hacen con una soltura y un poder exagerados. Casi parece un abuso en comparación a lo que se ve en la trilogía de precuelas, donde las habilidades de los Jedi son más bien moderadas.
En cambio los Jedi y los Sith de la Antigua República juegan en otra liga. Hay un enfrentamiento entre Satele Shan y Darth Malgus en el que ella detiene una estocada del sable láser enemigo sólo con la mano, absorbiendo la energía directamente de la hoja.
Esto es algo que nunca vemos en las películas. ¿Por qué? ¿Dónde están los límites de lo que la Fuerza permite hacer?
En el Episodio IX vemos a Rey sanando una herida mortal en el cuerpo de Ben Solo. Literalmente le salva de la muerte. La herida es la misma, o muy similar, que la que Darth Maul le inflige a Qui-Gon Jinn en Naboo en el año 32 ABY, pero éste no se salva pese a que Obi-Wan, que ha recibido mucho más entrenamiento que Rey, está con él. También la vemos levitar en volandas, detener una nave en el aire, etc.
Claramente el uso que se hace de la Fuerza en el año 32 ABY es distinto al que se hace de ella en el 34 DBY (donde se sitúa la nueva trilogía aproximadamente). Pero el uso desmedido de la Fuerza en la trilogía de secuelas no es exclusivo de Rey. Una de las primeras imágenes que nos ofreció esta nueva trilogía fue la de Kylo Ren parando en el aire un disparo de bláster. No es lo más impactante que hace teniendo en cuenta que en la última película le vemos resucitar a Rey con la Fuerza. Ambos consiguen hablarse a través de ella, como ya nos mostraron en Los últimos Jedi. E incluso pueden pasarse objetos estando en lugares distintos. Luke Skywalker también hace un uso llamativo de la Fuerza cuando se proyecta frente a Kylo Ren en Crait. Y hay más: en la última escena de dicha entrega observamos cómo uno de los niños esclavos de Canto Bight coge una escoba usando la Fuerza. Parece una nimiedad, pero Anakin Skywalker, siendo la persona más sensible a la Fuerza de la galaxia, era incapaz de hacer tal cosa cuando era un esclavo en Tatooine. Sus habilidades se limitaban a reflejos extraordinarios y cierta tendencia a premoniciones menores.
Por poner ejemplos, podemos mencionar incluso la serie The Mandalorian y a la cría de la raza de Yoda que, aparentemente, tiene una desmesurada conexión con la Fuerza. En la línea de las secuelas.

La pregunta es, ¿qué ha pasado aquí? ¿A qué se debe esa diferencia abismal? ¿Por qué en el Star Wars ambientado después de la caída del Imperio parece que la Fuerza es capaz de todo y en el periodo inmediatamente anterior no?
Siendo justos, existe cierto paralelismo entre la galaxia postimperial y la de la Antigua República: esa Fuerza liberada, casi salvaje, que otorga unos poderes inconmensurables que están lejos de ser como los que tienen los Jedi que se enfrentan al alzamiento del Imperio.
En El ataque de los clones, más o menos entorno al año 22 ABY, el propio Mace Windu le dice a Yoda que deberían informar de que la habilidad de los Jedi para usar la Fuerza ha disminuido.

Eso explica ese contraste tan brutal que vemos entre los usuarios de la Fuerza de la época de la Antigua República y los Jedi de la República tardía (es decir, los de las precuelas). Pero, ¿cómo se explica que en las secuelas los usuarios de la Fuerza vuelvan a estar a ese nivel tan elevado?
Llegados a este punto no es difícil deducirlo: el cumplimiento de la profecía del Elegido es lo que mejor encaja y lo que mejor explica ese cambio tan radical. ¿Y cómo funciona eso? ¿Qué fue exactamente lo que hizo Anakin al redimirse y cumplir con la profecía? ¿En qué consiste exactamente el equilibrio?

Parece que el desequilibrio de la Fuerza está relacionado directamente con los Sith. Eso sugiere la acusación de Obi-Wan a Anakin: «El que destruiría a los Sith […] El que devolvería el equilibrio a la Fuerza» y los apuntes de Darth Plagueis, previamente mencionados.
¿Qué tienen que ver los Sith en esto? Hablemos de Darth Bane. Él estableció la Regla de Dos porque lo contrario casi lleva a los Sith a la extinción. Esto ocurre, de hecho, cuando están en las últimas. Vencidos, exiliados… Se retiran y se ocultan en las sombras. Desde entonces, los dos Sith que haya operarán en secreto, pero operarán.
«Tú y tus sucesores estáis construyendo un arsenal de potencia del lado oscuro. Un día, contendrá el poder para destruir a los Jedi y darle propósito a la Fuerza». Anotaciones de Darth Bane dirigidas a los futuros Sith.
Mil años se pasan así, construyendo ese arsenal de potencia del lado oscuro (lo de arsenal es metafórico), hasta que llega Darth Sidious, primero como aprendiz de Darth Plagueis y luego como maestro de Maul, Dooku y finalmente Vader. Los Jedi, en su ya famosa arrogancia, no repararon en ellos. La sospecha de que los Sith no hubieran desaparecido no bastaba para investigarlo, y aun así, dos Sith no podían suponer una amenaza demasiado grande, ¿no? Pues toma.
En esos mil años, los Sith no han estado tomando el sol en una playa de Korriban. Han estado maquinando, estudiando la Fuerza, trabajando con ella… Hasta el punto de hacerla suya. En el Episodio III, Yoda dice algo que encaja con lo expuesto: El lado oscuro lo nubla todo. Imposible de ver el futuro es.

El lado oscuro lo nubla todo. ¿De verdad? ¿Todo? En principio sólo hay dos usuarios de la Fuerza en el lado oscuro. ¿Y dos usuarios pueden nublarlo todo? Pues sí. Porque llevan mil años operando en secreto, corrompiendo la Fuerza y utilizando su poder para imponer restricciones en el lado luminoso de la misma. De manera paulatina, la han ido haciendo suya.
«Hace mucho que los Sith operan en las sombras y la espera milenaria de Darth Bane ha terminado». Anotaciones de Darth Sidious cuando funda el Imperio.
Rescatemos otra cita, esta vez salida directamente de la profecía: El peligro del pasado no ha pasado sino que duerme en un huevo. Cuando el huevo eclosione, toda la galaxia se verá amenazada.
Os dije que os quedarais con esto porque creo que encaja muy bien con este tema: El peligro del pasado son los Sith. El huevo son las sombras en las que operaron durante siglos, ocultos. Como dormidos. La eclosión del huevo es la revelación de Palpatine como Sith y su posterior nombramiento como Emperador.

Así que la destrucción de los Sith es necesaria para quitarle esas cadenas a la Fuerza.
Que la Fuerza esté equilibrada no significa que tenga que haber el mismo número de Sith que de Jedi, sino que ésta no esté contaminada por los usuarios de uno u otro bando. Al no verse acaparada ni sometida por unos y otros, la Fuerza impera en la galaxia con una libertad y una potencia tan altas que cualquiera que sea sensible a ella tiene un acceso a ésta superior al que tuvieron los Jedi de las precuelas o Luke antes de la caída de Palpatine.
Cuando Anakin destruye a Palpatine, los Sith dejan de constreñir la Fuerza. Ya no la retienen, su influencia ya no impone restricciones en la misma.
Pero, ¿hasta qué punto Palpatine fue destruido? Buena pregunta, y para responder acudiremos de nuevo al Libro de los Sith, a las anotaciones del propio Sheev Palpatine.
«Por medio del arte de la transferencia oscura, muy pronto me trasladaré a un cuerpo más joven clonado a partir de mis propias células. Lograré la inmortalidad. Aunque me maten, volveré del caos de la no existencia a una vida física restaurada».
Es decir, Palpatine no tenía en mente ser inmortal. En sus escritos habla de la posibilidad de que le maten. Lo que él idea tiene más que ver con la resurrección a partir de clonaciones y demás. Y una resurrección implica muerte. Por lo que deducimos que Anakin SÍ lo mata. Que consiga regresar no afecta al hecho de que, al vencerle y despojarle de su poder, aunque sólo fuera por unos instantes, Anakin cumplió la profecía porque Palpatine pierde control sobre la Fuerza y ésta se libera.
Se equilibra.El regreso de Palpatine vuelve a poner en riesgo ese equilibrio y por eso la voz de Anakin insta a Rey a que repita su hazaña.
Nada en la profecía sugiere que, una vez restaurado el equilibrio, éste sea intocable. Siempre estará sujeto a cambiar. Siempre estará amenazado.
Pero nada de eso cambia el hecho de que Anakin fue el primero en devolver el equilibrio, y que lo hizo cuando la Fuerza se encontraba corrompida por el lado oscuro, después de siglos y siglos de manipulación Sith en las sombras.
Sin él, ni Rey, ni Ben ni ninguno de la tercera trilogía tendría el poder que tienen.
Anakin Skywalker fue el Elegido, con todo el valor que ello implica, y aun hoy, con lo que hemos visto en las secuelas, su existencia sigue siendo la más determinante de la galaxia.

3 COMENTARIOS

  1. muy buen punto de vista da bastante sentido a todo,aunque matizar que, también según el libro de los siths; el sith ari es la contraparte d “el elegido” jedi y,según interpertado son las 2 caras de la misma moneda. La misma profecía interpretada por ambos bandos (similar a lo que ocurría en distintas culturas con algunos mitos, profecías y demáses) y que creo que también encaja con lo que planteas.

  2. muy interesante el artículo, y me gusta mucho como unes las líneas.

    Como bien menciona el compañero @VADER_EL, sería interesante conocer la profecía original que luego cada parte interpretó a su manera.

    Como conclusión a la saga, y por intentar buscar cosas positivas como buen fan de star wars que soy, me quedo con una posible hipótesis:

    SPOILER

    Si Ben Solo y Rey hubieran tenido descendencia (y dado que esto es star wars cualquier cosa puede pasar, incluso con algún implicado muerto) se hubieran unido las dos líneas genéticas, la de Skywalker como elegido y la de Palpatine como sith’ari, idea que no sirve de nada pero que me parece interesante por ser una buena alegoría del romanticismo literario clásico.

  3. El articulo es interesante y creo que todo esta bien conectado y unido, pero…
    Sinceramente creo que los autores de las distintas trilogias simplemente la cagaron y usaron la fuerza como quisieron. Despues se puede inventar una teoria de porque esto ocurre asi pero creo que es principalmente culpa de los autores

Deja un comentario