Qui-Gon y Obi-Wan: perspectivas opuestas

El maestro Jedi Qui-Gon Jinn y su padawan Obi-Wan Kenobi siempre fueron una pareja extraña. En La Amenaza Fantasma, Obi-Wan exhorta a su maestro a no desafiar más al consejo Jedi con respecto al tomar como aprendiz al niño Anakin Skywalker, ya que, según la visión del maestro Jedi Qui-Gon, Anakin era el elegido que traería el equilibrio a la Fuerza y acabaría con los Sith. El maestro Yoda, al frente del Consejo, le diría que el niño ya poseía una edad avanzada para iniciar su entrenamiento Jedi y que, además, percibía mucho miedo en él.

«El chico es peligroso. Todos lo perciben, ¿por qué tú no?»

Esta dinámica de perspectivas opuestas estaba implícita en sus interacciones en la película, pero en la próxima novela de Claudia Gray, Star Wars: Master & Apprentice, el desajuste del dúo se destaca más que nunca. Kenobi le diría más tarde a su maestro que, si atenuase su desafío, ya habría encontrado un asiento propio en el Consejo Jedi. Poco sabía el estudiante que su maestro ya había tenido esa oportunidad…

Extracto de la novela Master & Apprentice de Claudia Gray.

Como siempre, después de una misión, Qui-Gon había sido convocado a las cámaras del Consejo Jedi para su informe.

Era de noche, más tarde de lo que generalmente se reunía el Consejo, al menos para asuntos ordinarios, y la oscuridad a su alrededor estaba iluminada por el ciclón del tráfico de Coruscant y las luces de las naves.

Sin embargo, aquí, dentro de esta sala, prevalecía una sensación de serenidad. A Qui-Gon le encantó el contraste.

La maestra Billaba se inclinó hacia delante, estudiando su cuaderno de datos con el ceño fruncido. “Me preocupa este malentendido entre tú y tu padawan. Esta no es la primera vez que ha reportado tales dificultades”.

Qui-Gon inclinó ligeramente la cabeza. “También me preocupa. Obi-Wan es fuerte en la Fuerza y ​​está ansioso por cumplir con su deber. El fracaso debe ser mío.

Fundamentalmente, me temo que somos incompatibles. “No he podido adaptar mis métodos de enseñanza a sus necesidades, a pesar de mis mejores esfuerzos”.

Yoda ladeó la cabeza. Adaptarse él también debe hacer. La cooperación no se aprende a través del esfuerzo individual. Sólo juntos pueden progresar”.

Aceptar esa proposición, por más sensata que fuera, significaría trasladar parte de la culpa a Obi-Wan, que Qui-Gon prefería no hacer. Simplemente se quedó callado.

El Consejo Jedi tenía la costumbre de asumir que el silencio equivalía a un acuerdo; Qui-Gon había encontrado útil este hábito, de vez en cuando.

En cualquier caso esperaba que el Consejo le preguntara se quería que reasignara el entrenamiento de Obi Wan a otro maestro.

Sabía incluso antes de que comenzara esta reunión, que podrían hacer la pregunta esta noche, pero todavía no estaba seguro de lo que diría.

El suspenso parecía peor de lo que había previsto, tal vez por que no sabía qué quería responder…

… O porque el silencio en la habitación había durado un período de tiempo sospechosamente largo.

Qui-Gon centró su atención en los Maestros que lo rodeaban. Estaban intercambiando miradas en lo que parecía ser expectación. Se enderezó. “¿Teneis otra misión para nosotros?”

Tal vez tenían la intención de ponerlo a prueba a él y a Obi-Wan una vez más antes de que se tomara una decisión sobre la reasignación.

“Sí, tenemos otra tarea para ti”. Yoda bajó las orejas, un signo de profunda intención. “Considéralo con cuidado, debes hacerlo”.

Mace Windu se enderezó y juntó las manos en un gesto formal de respeto. “Es posible que no haya escuchado que el Maestro Dapatiano tiene la intención de retirarse del Consejo, a partir del próximo mes”.

Qui-Gon miró a Poli Dapatian, un Maestro de gran renombre. . . tanto que Qui-Gon no había notado, en los últimos años, la edad que tenía. “Esa es nuestra pérdida”.

“Esperamos que también sea nuestra ganancia”, respondió Mace. “Qui-Gon Jinn, te ofrecemos un asiento en el Consejo Jedi”.

¿Había oído mal? No, no lo había hecho. Qui-Gon miró lentamente alrededor del círculo, tomando en cuenta las expresiones de cada miembro del Consejo a su vez.

Algunos de ellos parecían divertidos, otros complacidos. Algunos de ellos, incluido Yoda, parecían más tristes que lo contrario. Pero estaban serios.

“Lo admito, me habéis sorprendido” dijo finalmente Qui Gon.

“Me imagino que si”, dijo secamente Mace. “Hace unos años, nos habríamos asombrado al saber que alguna vez consideraríamos  esto. Pero desde entonces, todos hemos cambiado. Hemos crecido, lo que significa que las posibilidades también han cambiado”.

“Me honras”, dijo Qui-Gon. “Pido algo de tiempo para meditar sobre esto antes de aceptar”. Por supuesto que tomaría el asiento en el Consejo. Pero al hacerlo, quería reflexionar más a fondo sobre cómo esto lo cambiaría y la amplitud del importante papel que asumiría […]

[…] Antes de que pudiera pensar más en ello, Mace dijo: “De alguna manera, esta invitación llega en un momento oportuno. Este cambio podría, potencialmente, resolver otros problemas”.

Sólo entonces golpeó a Qui-Gon: si tomaba asiento en el Consejo, entonces Obi-Wan sería transferido a otro Maestro […]

[…] Quizás otro Jedi podría haber dado paso a la euforia, o incluso a la tentación del orgullo.

Una misión crucial para ambos como Maestro y Aprendiz.

Un Jedi debe ser un guerrero audaz, un guardián de la justicia y un erudito en los caminos de la Fuerza. Pero quizás el deber más esencial de un Jedi es transmitir lo que ha aprendido. El maestro Yoda entrenó a Dooku; Dooku entrenó a Qui-Gon Jinn; y ahora Qui-Gon tiene su propio padawan. Pero mientras Qui-Gon se ha enfrentado todo tipo de amenazas y peligros como Jedi, nada lo atemoriza más que la idea de fallar a su aprendiz.

Obi-Wan Kenobi tiene un profundo respeto por su Maestro, pero lucha por comprenderlo. ¿Por qué Qui-Gon a menudo ignora las leyes que unen a los Jedi? ¿Por qué Qui-Gon se siente tan atraído por las antiguas profecías Jedi en lugar de asuntos más prácticos?.

Cuando el Jedi Rael Averross, otro ex alumno de Dooku, solicita su ayuda en una disputa política, Jinn y Kenobi viajan a la corte real de Pijal en la que puede ser su última misión juntos. Lo que debería ser una tarea simple se ve ensombrecida rápidamente por el engaño y las visiones de un desastre violento que se apodera de la mente de Qui-Gon. A medida que crece la fe de Qui-Gon en la profecía, la fe de Obi-Wan en su Maestro se pone a prueba. Al igual que surge una amenaza que exigirá que el Maestro y el aprendiz se unan como nunca antes, o que se dividan para siempre.

Opinión.

Qui-Gon Jinn estaba hecho de cosas más severas. Además, no podía sentirse completamente feliz cuando consideraba la cuestión de Obi-Wan. Ya había llegado a creer que estaban desajustados como profesor y estudiante.

La razón principal por la que Qui-Gon no había solicitado una transferencia antes era que sabía que su padawan se vería perjudicado y se culparía a sí mismo.

La invitación del Consejo permitiría que la transferencia fuera impersonal, meramente práctica. Obi-Wan podría ser reasignado a un maestro que le serviría mejor. ¿Por qué, entonces, la idea llenó a Qui-Gon con un sentimiento de pérdida tan profundo?.

Es interesante ver que Qui-Gon estaba considerando seriamente la posibilidad de reasignar a Kenobi a otro maestro, y que, en realidad, tuvo la oportunidad de unirse al Consejo.

Creo que podemos asumir que él rechaza la oportunidad para enfocarse en entrenar a Obi-Wan, por lo que es lógico que la pareja aprenda el compromiso y el arte de la cooperación a lo largo del tiempo.

Al final de La Amenaza Fantasma, Yoda le confiere el rango de Caballero Jedi a Kenobi, pero no está de acuerdo en que tome como aprendiz al niño Skywalker y le reprocha que siente el desafío de Qui-Gon en él, que eso no lo necesita. Como respuesta, Kenobi insiste en haberle dado su palabra a su extinto maestro en sus últimos momentos de vida y que iba a entrenar a Anakin.

Dado que esta historia tiene lugar un tiempo antes del Episodio 1, definitivamente será interesante ver en la próxima novela de Claudia Gray cuán diferentes eran cada uno de ellos antes de aprender a trabajar juntos.

Star Wars: Master & Apprentice llegará a las librerías el 16 de Abril.

Esto es todo por ahora, así que a tener paciencia, amigos.

¡Que la fuerza nos acompañe!

Bendu
Bendu
«Jedi y Sith ejercen el Ashla y Bogan.. La luz y la oscuridad. Yo soy quien está en el centro.»

Deja un comentario