La Fuerza siempre fue una característica definitoria en la línea de sangre de los Skywalker, tanto en el antiguo UE o como en el nuevo. Capaces de los prodigios y hazañas más asombrosos de la historia galáctica reciente, como de las mayores atrocidades relacionadas con el lado oscuro. Si Anakin y Luke fueron los Jedi más poderosos de sus respectivas generaciones, era de esperar que sus descendientes siguieran sus pasos e incluso los superaran. Por desgracia parece ser que los más dotados de todos los descendientes de la saga Skywalker prefirieron seguir el oscuro sendero elegido por el abuelo que comparten ambos personajes que tratamos hoy: Kylo Ren (Ben Solo) y Darth Caedus (Jacen Solo).

Darth Caedus, el primogénito perdido.

Empecemos por Darth Caedus, o Jacen Solo, uno de los dos gemelos primogénitos del matrimonio entre Leia y Han, nacido el año 9 ABY (después de la Batalla de Yavin). Tanto él como su hermana gemela, Jaina, fueron los primeros y más destacados aprendices de la nueva generación de Jedi que entrenó Luke Skywalker en el praxeum de la Academia Jedi de Yavin IV. Acompañados por Tenel Ka Djo (princesa de Dathomir y compañera de Jacen), Lowbacca (sobrino de Chewbacca) y otros estudiantes (como su hermano menor Anakin), estos jóvenes campeones de la Fuerza fueron responsables en buena parte de la victoria de la Alianza Galáctica (compuesta por la Nueva República, el Remanente Imperial y la Ascendencia Chiss) en la Guerra contra los Yuuzhan Vong. No obstante, la guerra hizo mella en ambos; perdieron a su joven hermano, Jaina estuvo a punto de caer en el Lado Oscuro y Jacen fue hecho prisionero del enemigo y fue torturado durante muchos meses antes de poder escapar. A esto hay que añadirle que el hijo varón de los Solo fue influenciado por una Jedi de la Antigua República, Vergere, de intenciones no muy honestas y que eligió aliarse con los Vong para asegurar su supervivencia, mal que a posteriori sus acciones resultaran en la victoria de la Alianza Galáctica.

Aún así, Jacen fue determinante para conseguir que muchos Vong rechazaran los métodos de sus dirigentes y plantó una semilla de disensión en un bando que parecía inamovible en sus creencias. Más aún, en la batalla final, usando solo el poder de la Fuerza viva, destruyó al verdadero artífice de la invasión, el consejero del líder supremo Shimra, Onimi.

Tras la guerra, Jacen se embarcó en un viaje para explorar distintos usos de la Fuerza. Fue durante este periplo que su visión comenzó a torcerse. En el 40 ABY, e influenciado por una visión que tuvo de que podría ser el responsable de la muerte de Luke Skywalker, aceptó convertirse en el aprendiz Sith de Lumiya, una de las antiguas “Manos del Emperador”. Fue bajo su tutela que confirmó su caída al lado oscuro mediante otras atrocidades: asesinó a su tía Mara Jade, torturó a su antiguo aprendiz Ben Skywalker y sometió a la Alianza Galáctica a un régimen de tiranía y opresión como la galaxia solo había conocido desde tiempos de la Guerra Civil Galáctica.

Finalmente, su hermana Jaina se vio forzada a acabar con él para poner fin a su locura. Nuevamente, el linaje Skywalker tuvo que sufrir por su pericia y poder en la Fuerza.

Jacen Solo como inspiración de Kylo Ren.

Las similitudes con Kylo Ren —Ben Solo— son evidentes, pues. Disney empleó muchísimas de las características que definían a Darth Caedus para crear al antagonista principal (junto a Snoke) en la nueva saga que ahora nos ocupa. Ben Solo nació hijo único de Han y Leia en el año 5 ABY, justo un año después de la Batalla de Endor. El hecho de que buena parte de su historia todavía sea una incógnita no impide ver los paralelismos entre él y Darth Caedus. Ambos fueron enviados a petición de sus padres con Luke para que fueran entrenados en la fuerza, y ambos resultaron eventualmente seducidos por el lado oscuro; Jacen por las situaciones que había vivido en la guerra y sus peregrinajes, y Ben por influencia del líder supremo Snoke.

Ambos intentaron acabar con el legado Skywalker a la hora de destruir la Orden Jedi, y mientras que Caedus se quedó a medio camino en su objetivo, Ren tuvo un éxito parcial, desmembrando la Orden, asesinando a sus componentes y forzando a Luke Skywalker a vivir en el exilio y apartado de la galaxia en Ach-To.

Ambos cometieron parricidio para sellar su paso al lado oscuro: Caedus asesinó a su tía Mara Jade para evitar que esta destapara su caída al lado oscuro, mientras que Ren mató a su padre, Han Solo, para cortar uno de sus últimos vínculos con el lado luminoso. Ambos acabaron obsesionados con la idea de seguir los pasos de su abuelo, Darth Vader. Aunque aquí, si bien Caedus no idolatraba en lo que se había convertido Anakin Skywalker, sí que seguía bastante fielmente los métodos empleados por este para imponer orden en la Galaxia. Ren, por otra parte, sí lo idolatraba y desea concluir con su tarea: la exterminación de los Jedi, aunque sus motivos son menos claros que los de Jacen.

Quizás, a medida que continúe desarrollándose la trama de la nueva trilogía, podamos conocer mejor los motivos de Kylo Ren y detalles de su pasado para saber si siguió una evolución similar a la de Caedus a la hora de abrazar el lado oscuro. Por el momento, es más que obvio de dónde sacó Disney la inspiración para crear al personaje de Kylo Ren en esta nueva trilogía. Una cosa es segura, y es que confirma la tragedia de los Hijos de los Solo, enlazada a su vez con lo que muchos consideran una maldición dentro de la línea de sangre de los Skywalker.

Deja un comentario