Rumbo a Star Wars: Los Últimos Jedi – Leia, Princesa de Alderaan

Aprovechando que ya ha pasado algo más de un mes del estreno de The Last Jedi y ya está todo el mundo un poco más calmado, va siendo hora de empezar a hablar de algunas de las nuevas novelas canon relacionadas con dicha película. En este caso, hablaremos sobre Leia, Princesa de Alderaan, una reciente y canónica novela que forma parte de la colección Rumbo a Star Wars: Los Últimos Jedi y, como es más que evidente, el protagonismo recae sobre nuestra querida princesa.

Al igual que se hizo con la anterior colección de novelas relacionadas con el Episodio VII, Rumbo a Star Wars: El Despertar de la Fuerza, en esta novela no vamos a encontrar información sobre lo que Leia estuvo haciendo durante el espacio de tiempo que hay entre ambas películas, sino que su autora, Claudia Gray, nos narra una historia muy anterior a estos acontecimientos, pero teniendo muy presentes ciertos elementos importantes que vimos en The Last Jedi.

Así que en las páginas de esta maravillosa novela nos encontramos con una joven Leia de dieciséis años, la cual está empezando a dar sus primeros pasos en el mundo de los adultos, por supuesto, bajo las costumbres de su planeta, junto a las obligaciones y las responsabilidades que la llevarán a convertirse en la futura heredera del trono de Alderaan. Aunque es más que evidente que, conociendo ya de antemano a nuestra princesa, no iba a estar muy dispuesta a seguir el protocolo tan al pie de la letra como debería.

Claudia Gray nos sumerge de pleno en el planeta de Alderaan, su gente y sus costumbres, el funcionamiento interno del palacio y de la familia Organa, las pruebas que Leia tendrá que ir superando hasta llegar a convertirse en la futura heredera. Mientras, y poco a poco, Leia va percatándose de que algo no anda bien, pues empieza a notar que sus padres andan algo distantes, ya no tienen tanto tiempo para dedicarle y constantemente no dejan de recibir visitas en palacio. Es aquí cuando la joven princesa estará a punto de descubrir que lo que realmente ocultan sus padres podría cambiar el curso y el destino de la galaxia y que, si dicho secreto se descubriera, no pasaría por alto para el Imperio.

En el transcurso de su aventura, Leia irá topándose con ciertos elementos relacionados con Los  Últimos Jedi como, por ejemplo, una joven y carismática Amilyn Holdo. También podremos ver la importancia que el planeta Crait tuvo en su día para la Alianza Rebelde.

Todo esto siempre bajo la atenta mirada del Imperio con personajes tan importantes como Tarkin. Mientras, la acción y la intriga se combinan a la perfección en esta historia, incluso también dejando hueco para un toque romántico y de drama, al mismo tiempo que vamos apreciando un ligero y satisfactorio desarrollo en el personaje de Leia, acompañado también de su madurez y su siempre activa vocación por hacer las cosas bien y asentar de una vez por todas un gobierno justo para una galaxia justa, sin saber todavía que realmente su labor no había hecho más que empezar.

En resumen, Leia, Princesa de Alderaan es una novela totalmente necesaria si se quiere conocer un poco mejor los inicios de nuestra princesa, cómo vivió, cómo creció, qué tipo de relación tenía con sus padres y, en general, cómo era el mundo que le rodeaba en su adolescencia. Y, por supuesto, sin olvidar tampoco esos toques importantes relacionados con The Last Jedi que su autora nos introduce de manera maravillosa haciendo como viene siendo lo normal en estos casos, que dicha película cobre un poco más de sentido.

Deja un comentario