De entre todas las series de cómics que Marvel tiene activas, Darth Vader es, sin lugar a dudas, la más interesante de todas. Ambientada en los primeros años tras la Venganza de los Sith, esta línea se ha hecho famosa entre los fans de la saga por su crudeza, su impresionante representación de Darth Vader, su ambientación y, por supuesto, por su constante originalidad cuando se trata de introducir nuevos conceptos.

De todas estas innovaciones, la que más destaca es, sin duda, el tratamiento de la Antigua República. Y entenderemos por “Antigua República” no la república de las precuelas, sino aquella que desapareció mil años antes de la Batalla de Yavin IV. Este lapso temporal a penas ha sido explorado en la nueva continuidad, mientras que en Star Wars Legends no sólo albergaba una enorme cantidad de historias, sino que era uno de los favoritos de la comunidad.

Pues bien, la serie centrada alrededor de Vader no ha tenido tapujos a la hora de mostrarnos costumbres sith y jedi que nos eran desconocidas o a dar respuesta a fenómenos como los sables de luz rojos. Pero el elemento más impactante de esta serie es Lord Momin.

La máscara de Momin apareció por primera vez en el 4º número de la serie de cómics Lando, aunque su aparición podía ser tachada de anecdótica. En esta serie, Lando y compañía tenían como objetivo robar el yate de Palpatine, el Imperialis. Cómo no, este yate estaría repleto de reliquias sith. Una de ellas, y la que resultaría ser el enemigo principal de esta serie, no fue otra que el casco de Lord Momin, que poseería a los hermanos Pavol y Aleksin, poniéndolos en contra de sus camaradas. Pero el yate sería destruido, por lo que debemos suponer que la máscara también lo fue. Desconocemos con exactitud en qué momento ocurre esta historia, aunque sabemos que sucede unos meses después de Una Nueva Esperanza.

Pues bien, en los dos últimos números de la serie Darth Vader (el 21º y el 22º), saltamos unos dieciocho años al pasado. Vader quiere construir su castillo en Mustafar. La razón es sencilla: en el planeta hay una especie de puerta que, teóricamente, podría permitir a Vader viajar al pasado. Pero, para ello, necesita abrir esa puerta. Y es por eso que Palpatine le proporciona a Vader la máscara de Lord Momin, para que pueda usarla para tener los conocimientos arquitectónicos necesarios para diseñar ese castillo.

Después de que la máscara poseyera a Roggo, el asistente de la arquitecta imperial Alva Brenne, y desarrollara un primer concepto de los planos del castillo, Vader descubre la historia de Lord Momin. Y es justamente aquí donde reside la materia que nos interesa, pues es la primera vez que vemos la Antigua República al detalle.

La historia de Momin es sencilla. Un niño psicópata con poderes de la Fuerza nacido durante la época de los Cien Años de Oscuridad, descubierto y entrenado por una sith llamada Shaa, a la que asesinaría después (como dicta la tradición), aunque sin tomar un aprendiz después. En lugar de eso, Momin se dedicó a estudiar el Lado Oscuro. Declarado hereje por los suyos, Momin creó un arma de destrucción masiva (cómo no) con la que tenía pensado destruir un planeta indeterminado. La destrucción no pudo ser completada, Momin fue consumido en el proceso y la máscara puesta a buen recaudo por los jedi que acudieron para detenerle.

Tras conocer esta historia, Vader rechazará la tentación de vestir la máscara, pues supondría ser poseído por Momin a la par que darle un cuerpo sensible a la Fuerza. En lugar de eso, Vader forzará a un mustafariano a vestir la máscara, dándole un cuerpo a Momin. Y es aquí donde empieza lo interesante: lo primero que dice Momin tras poseer un nuevo cuerpo es lo siguiente:

Ah, todavía estoy en Mustafar. el planeta no fue siempre así. ¿lo sabías?

Esta frase implica que el planeta que Momin intentó destruir no fue otro que Mustafar. Y sí, podemos interpretar que su frase se debe a la posesión de Roggo, pero la segunda parte de la frase “El planeta no fue siempre así. ¿Lo sabías?” no deja lugar a dudas. El último recuerdo que Momin podría tener anterior a su despertar es su intento de destrucción total de un planeta.

Dicho esto, el número 22 no añade gran cosa más, salvo el inicio de la colaboración entre Vader y Momin para construir ese hipotético castillo que permitirá viajar a Vader al pasado de alguna forma. ¿Será todo mentira? Es muy probable, pero estaremos atentos, pues parece que, incluso acercándose al final de la serie, Vader sigue siendo una increíble caja de sorpresas.

1 Comentario

  1. Muy ilustrativos sus escritos Lord Darth Zephan. Desde Panama ciudad, a mis 56 años, veo sus videos en YouTube. Soy comunicador social, tengo mi propio show de radio hace 17 años y músico. Visite su país en innumerables ocaciones con la orquesta de Roberto Blades en la década de los 90’s. Fanático de SW desde 1977. Creo en las precuelas, en TCW y en leyendas. Aún dudando de las Secuelas. Continué con su trabajo. Loable. Lo disfruto. Soy Zito Barés (Darth Zitious, Jedi Bembe Kini-Gua) . “Pela El Ojo!” 106.5 Rock N’ Pop 8:00 pm. Panama, República de Panama.

Deja un comentario