Estamos a tan solo 1 día del estreno del nuevo videojuego Star Wars Jedi: Fallen Order, producido bajo el sello de Electronic Arts.

Los jugadores asumirán el papel de un padawan que escapó al destino de los Jedi durante la Orden 66. Situado en pleno apogeo del Imperio, los principales villanos serán los Inquisidores.

A tan solo horas de poder ser parte de esta nueva historia, qué mejor que hablar en profundidad y detalle sobre este proyecto del mismísimo Emperador y Darth Vader.

La Inquisición

La Inquisición, también conocida como el Programa Inquisición y la Orden de los Inquisidores, era una organización de agentes sensibles a la Fuerza que trabajaban para el Imperio Galáctico.

Una curiosidad es que la Inquisición también existe en el antiguo Universo Expandido o Legends, pero se diferencia del canon en varios aspectos. El más importante de todos es que, en Legends, la Inquisición era una división de la Inteligencia Imperial y que tenía como premisa actuar siempre en el más absoluto de los secretos, en las sombras. En cambio, en el canon actual, a los Inquisidores no parece importarles que los vean en público e incluso lucen los símbolos imperiales en sus uniformes. En Legends, los inquisidores tuvieron sus apariciones más importantes en la serie de novelas cortas juveniles Star Wars: The Last of the Jedi y en el videojuego Star Wars: Jedi Knight: Dark Forces II.

Conocidos también como “Espadas Rojas” y “cazadores Jedi”, se les encomendó la tarea de perseguir a los Jedi restantes que habían sobrevivido a la Orden 66 al final de las Guerras Clon.

La misión principal de los Inquisidores era cazar y matar a los Jedi que habían sobrevivido a la Purga Jedi. La misión secundaria de los Inquisidores era evitar que los niños sensibles a la Fuerza cayeran en manos de los Jedi restantes y se usaran sus habilidades contra el Imperio.

Además de cazar Jedi, los Inquisidores también eran conocidos por perseguir a otros oponentes sensibles a la Fuerza de los Sith, como el renegado del lado oscuro Maul.

Aunque el número exacto de Inquisidores se mantuvo en secreto, pudo haber habido hasta doce.

Los Inquisidores utilizaban una lanzadera clase Zeta, el Infernum, en el 18 ABY, y también comandaban a los soldados de purga, un escuadrón de élite de soldados clon. Debido a la naturaleza de su misión, los Inquisidores tenían el poder de comandar cualquier fuerza del Ejército Imperial, y todos los oficiales debían obedecer sus órdenes. Cualquier oficial que entrara en contacto con seres sensibles a la Fuerza debía ponerse en contacto inmediatamente con un Inquisidor para investigar la situación.

Vestimenta y armamento

Los Inquisidores vestían trajes negro y gris con armadura y generalmente estaban equipados con sables de luz de doble hoja giratorio, que también eran capaces de girar en un movimiento parecido a un helicóptero para escapar gracias a sus emisores anillados. Las hombreras de sus armaduras, además, llevaban impreso el símbolo imperial. El Décimo Hermano era una excepción, con dos sables de luz separados. Los Inquisidores también desarrollaron sillas de interrogación para ayudar en su interrogatorio a presuntos rebeldes o Jedi.

Habilidades y entrenamiento

Siendo antiguos Jedi, los Inquisidores eran débiles en el lado oscuro de la Fuerza. Darth Vader notó esto cuando comenzó a entrenarlos e intentó cambiar su estilo de lucha más defensivo por uno solo ofensivo.

Una de las primeras sesiones de entrenamiento de Vader con ellos incluía la pérdida, eliminando al menos una de sus extremidades, como el antebrazo izquierdo del Sexto Hermano y la mano derecha del Quinto Hermano.

Algunos de los Inquisidores tenían diferentes puntos fuertes en la lucha, como la Novena Hermana, que era más fuerte en la lectura de emociones, y el Décimo hermano, que tenía una audición e intuición excepcionales —a pesar de su falta de ojos. Varios de ellos también estudiaron los archivos de la Orden Jedi para familiarizarse con las técnicas de lucha de sus enemigos, convirtiéndolos en combatientes peligrosos.

Sin embargo, a pesar de ser asignados a cazar y matar Jedi y otros objetivos sensibles a la Fuerza, los inquisidores no parecían particularmente poderosos; dos que trabajaban en tándem fueron derrotados por Ahsoka Tano, y tres combinados no pudieron vencer al antiguo Lord Sith Maul.

Listado de Inquisidores conocidos

 

El Gran Inquisidor

El Gran Inquisidor fue el nombre adoptado por un Caballero Jedi pau’ano que cayó en el lado oscuro y se convirtió en el líder de la Inquisición. El Gran Inquisidor había sido un guardia del Templo Jedi y estuvo implicado en los eventos relacionados con el bombardeo del Templo Jedi durante las Guerras Clon, arrestando a la inocente y luego exonerada padawan Ahsoka Tano, así como también a la verdadera culpable, Barriss Offee. Tras su caída en el lado oscuro, el Gran Inquisidor fue responsable de capturar y eliminar durante la Purga Jedi. Sirvió personalmente a Darth Vader, de quien recibía órdenes, y estaba familiarizado con los archivos del Templo Jedi.

Segunda Hermana

La Segunda Hermana fue miembro de la Orden Jedi. Ella finalmente cayó al lado oscuro de la Fuerza, convirtiéndose en parte de la Inquisición. En algún momento, a la Segunda Hermana se le encomendó la tarea de cazar al Padawan Jedi Cal Kestis, un sobreviviente de la Purga Jedi y la Orden 66.

Años después de la Orden 66, la Segunda Hermana estuvo presente en el cuartel general de la Inquisición junto con el Gran Inquisidor, la Séptima Hermana, el Quinto Hermano, el Octavo Hermano, una Inquisidora y un Inquisidor twi’lek. La Segunda Hermana estaba de pie junto a una mesa donde dos de los Inquisidores brindaron por la muerte de Eeth Koth durante una misión y cuando empezaron a discutir qué haría Darth Vader después de que todos los Jedi murieran.

Cuarta Hermana

La Cuarta Hermana estaba equipada con una vestimenta única, un uniforme de color oscuro con capa y que presentaba el Emblema Imperial en sus hombreras. También usó un casco que tenía un visor rojo en forma de T, similar a la de los cascos que lucían los Mandalorianos con su armadura.

Durante la Era Imperial, la Cuarta Hermana estuvo activa hasta que, finalmente, perdió su armadura ante la Comandante de la Alianza Rebelde, Lina Graf. Graf, llevando la armadura de la Cuarta Hermana, se hizo pasar por ella y se infiltró en la Fortaleza de Darth Vader en Mustafar, donde el teniente rebelde Thom Hudd estaba siendo retenido como prisionero por Vaneé, el asistente de Lord Vader.

Finalmente, Vaneé se dio cuenta después de hablar con ella que Graf se estaba haciendo pasar por la Inquisidora, iniciándose una pelea. Vaneé le dijo a Graf que él lo sabía porque la Cuarta Hermana llevaba un sable lasér, no una pica láser como la que ella llevaba. Logró derrotarla por unos momentos, pero, sin embargo, Graf recuperó la ventaja y, junto a Hudd, logró escapar de Mustafar.

Quinto Hermano

El Quinto Hermano se convirtió en algún momento anterior al 4 ABY en Inquisidor del Imperio Galáctico, uniéndose a la Inquisición después de que cuatro inidividuos más ya se hubieran unido, por lo que adoptó el título de Quinto Hermano.

Tras la muerte del Gran Inquisidor, el Quinto Hermano aspiró a ocupar esa posición, compitiendo con los demás inquisidores.

Sexto Hermano

El Sexto Hermano, previamente conocido como Bil Valen, fue un miembro de la Inquisición. Acompañó a Darth Vader, la Novena Hermana y el Décimo Hermano al planeta Mon Cala para cazar a un enemigo del Imperio. Fue asesinado por Ahsoka Tano durante el levantamiento en Raada.

Séptima Hermana

La Séptima Hermana fue una Inquisidora mirialana que sirvió al Imperio Galáctico y que operó como cazadora de Jedi en los años previos a la Batalla de Yavin. El Lord Sith Darth Vader le encargó que rastreara a Ahsoka Tano, una figura prominente en la rebelión contra el Imperio. Después de la muerte del Gran Inquisidor, la Séptima Hermana buscó reemplazarlo como la líder de la Inquisición.

En el 4 ABY, la Séptima Hermana entró en conflicto directo con los Espectros. Ella luchó contra ellos en muchas ocasiones: a bordo de una estación médica de la Antigua República, en ciudad Hammer en el planeta Takobo, en un intento de secuestrar a niños sensibles a la Fuerza y en Garel, en un intento de destruir la flota rebelde. Finalmente, sería asesinada por Maul en Malachor.

Octavo Hermano

El Octavo Hermano fue un saltador terelliano sensible a la Fuerza miembro de la Inquisición que participó en la búsqueda de la creciente Rebelión.

Novena Hermana

La Novena Hermana, previamente conocida como Masana Tide, fue una dowutin que sirvió como Inquisidora durante las primeras etapas del reinado del Imperio Galáctico. Acompañó a Darth Vader, el Sexto Hermano y al Décimo Hermano al planeta Mon Cala para cazar a un enemigo del Imperio.

Décimo Hermano

El Décimo Hermano, anteriormente conocido como Prosset Dibs, fue un miraluka sensible a la Fuerza que sirvió en el Imperio Galáctico como miembro de la Inquisición. Antes del reinado del Emperador Palpatine, Dibs tenía el rango de Maestro Jedi durante su tiempo en la Orden Jedi. Durante las Guerras Clon, Dibs fue enviado a una misión a Hissrich, donde su fe sobre el papel de los Jedi como guardianes de paz entró en conflicto con sus nuevas responsabilidades como generales en las fuerzas armadas de la República Galáctica. Después de regresar al Templo Jedi en Coruscant desde Hissrich, Dibs fue juzgado por el Gran Maestro Yoda y el Alto Consejo Jedi por intentar matar a Mace Windu. A solicitud de Windu, Dibs se libró de la pena de muerte y fue condenado a rehabilitación.

Como consecuencia de la Purga Jedi, Dibs se unió a las filas de la Inquisición, un grupo de cazadores Jedi dirigidos por Darth Vader, Lord Sith y aprendiz del Emperador, como el “Décimo Hermano”. Acompañó a Vader, la Novena Hermana y el Sexto Hermano al planeta Mon Cala para cazar al Padawan Ferren Barr, un sobreviviente de la Purga. Aunque el Inquisidor renunció a su lealtad a la Orden Jedi, Barr manipuló a los soldados de purga para que ejecutaran la Orden 66 contra los Jedi caídos, incluido el Décimo Hermano, a quien los clones mataron a tiros en un tiroteo.

Las batallas más importantes de los Inquisidores en el nuevo canon

 

Confrontación con Jocasta Nu

Tras la formación del Imperio, el Gran Inquisidor trabajó con Darth Vader con el objetivo de localizar a la Jefa Bibliotecaria de la Orden Jedi, Jocasta Nu. Durante su investigación en los archivos Jedi, el Gran Inquisidor fue confrontado por Nu después de que, abiertamente, insultase el conocimiento que estaba leyendo. Al principio, el Gran Inquisidor planeó matar a Nu, pero cuando él la derrotó en combate, Lord Vader le impidió matarla. Mientras Vader y el Gran Inquisidor discutían, Nu pudo escapar.

Vader pudo perseguir a Nu y la mató él mismo sin la ayuda del Gran Inquisidor. Algún tiempo después, la Novena Hermana acompañó a Vader para investigar los informes de un posible Jedi en una cantina en Cabarria. Los informes resultaron ser falsos y Vader fue atacado por tres cazarrecompensass. La Novena Hermana se negó a ayudar a Vader y, cuando este venció a los cazarrecompensas, ellos se retiraron y robaron el speeder de la Novena Hermana a punta de pistola.

Vader los persiguió y los capturó, y les preguntó quién los contrató. Vader descubrió que el culpable había venido de la parte superior de las filas imperiales, y la Novena Hermana lo envió de regreso a Coruscant. Sin embargo, al llegar a Coruscant, sus comunicaciones se bloquearon deliberadamente, lo que impidió que la Novena Hermana enviara sus códigos de autorización.

Esto causó que las defensas de Coruscant los atacaran y Vader empujó a la Novena Hermana de la silla del piloto para tomar el control de la nave. Posteriormente, se estrellaron contra Coruscant y Vader dejó a la Novena Hermana con la nave.

Misión a Mon Cala

Alrededor de un año después del ascenso del Imperio, Palpatine sospechaba que un Jedi influía en las deterioradas negociaciones sobre Mon Cala. Envió a Vader y a tres Inquisidores para investigar esto, acompañados por un escuadrón de soldados clon de élite.

A su llegada, el Embajador Imperial Telvar fue asesinado y su superior, el Moff Wilhuff Tarkin, envió a sus fuerzas para invadir Mon Cala. Vader y el Sexto Hermano, la Novena Hermana y el Décimo Hermano combatieron en Ciudad Dac y capturaron al rey, Lee-Char. La Novena Hermana interrogó a Lee-Char por la ubicación del Jedi, pero pronto fueron arrastrados por grandes olas generadas por algunas criaturas gigantes.

Los tres Inquisidores sobrevivieron al cataclismo y recogieron a Vader en un submarino imperial. La Novena Hermana reveló a Vader que había obtenido la ubicación del Jedi y se dirigieron al lugar. Al llegar allí, fueron recibidos por el Jedi y sus seis acólitos. El grupo se dispersó, a excepción de uno que disparó contra el submarino hasta que Vader aplastó su casco.

Mientras perseguían al resto de ellos, otro se sacrificó para frenarlos. Vader y los Inquisidores pronto llegaron a Ciudad Bel y buscaron al resto del grupo. El Lord Sith recibió una solicitud del Moff Tarkin para capturar a Lee-Char y terminar la guerra en Mon Cala, con la que estuvo de acuerdo y dejó a los Inquisidores y a su escuadrón de clones para encontrar al Jedi.

Los Inquisidores pronto encontraron al Jedi y a sus dos últimos acólitos. Mataron a uno de los acólitos y rodearon a los otros dos. El Jedi luego se adelantó y los enfrentó, revelando sus nombres de cuando eran Jedi. La Novena Hermana confrontó al Jedi, identificándolo como un padawan llamado Ferren Barr. Barr la ignoró y les dijo que todavía eran verdaderamente Jedi, reconociendo a los clones y su papel en la Orden 66.

Barr luego usó sus poderes de la Fuerza para ejecutar la Orden 66 en los soldados clon alrededor de los Inquisidores. El truco funcionó y los clones se volvieron contra los Inquisidores. Rápidamente, lograron asesinar al Décimo Hermano, aunque el Sexto Hermano y la Novena Hermana pudieron desviar sus disparos. Barr y su último acólito, Verla, acabaron escapando de la batalla. Ansiosos por interceptarlos, el Sexto Hermano y la Novena Hermana usaron sus poderes combinados para empujar a los soldados a un lado.

Sin embargo, el Sexto hermano traicionó a la Novena Hermana, cortándola y dejándola sola para defenderse de la última de las tropas. Después de su fuga, el Sexto Hermano se marchó con tres soldados de asalto.

A la caza de Ahsoka Tano

Poco después de la misión a Mon Cala, el Sexto Hermano estaba buscando un posible niño sensible a la Fuerza en Thabeska. Sin embargo, más tarde abandonó esta tarea después de recibir noticias de que una persona sensible a la Fuerza lo suficientemente mayor como para haber recibido entrenamiento Jedi estaba escondida en el Borde Exterior. Así, se dispuso a cazar al individuo en cuestión, esperando ganar un ascenso.

El supuesto Jedi era en realidad la antigua padawan Ahsoka Tano, que había dejado la Orden Jedi antes del final de las Guerras Clon y después de ser acusada injustamente de traición. Desde entonces, Tano había creado un grupo de resistencia en la luna de Raada. El Sexto Hermano fue a Raada donde comenzó a investigar. Viajó a las montañas y encontró la resistencia que Tano había establecido, que se escondía en las cuevas y que rodeó al Sexto Hermano. Pero él reveló su sable de luz, lanzándolo contra los combatientes y, volando en un arco, mató a todos menos uno de los luchadores.

El Sexto Hermano se llevó al último luchador, a quien identificó como Kaeden Larte, que se había hecho cercano a Tano. El Inquisidor en cuestión usó a Kaeden para tenderle una trampa a Tano y ella se reveló ante él. El Sexto Hermano la combatió, pero Tano pudo identificar su estilo ofensivo de combate y lo aprovechó.

Tano luego se acercó al cristal kyber de su sable de luz y lo hizo detonar, matando al Sexto Hermano. Tano tomó los cristales de sable de luz y huyó del sistema con el resto de los ciudadanos del único asentamiento de Raada. Poco después, llegó el Gran Inquisidor y, desconociendo la identidad de Tano, decidió cazarla él mismo, sin antes informar a Vader.

Cazando a los Espectros

Cuando surgieron los rumores de que un Jedi estaba liderando una célula rebelde en el planeta Lothal, Vader envió al Gran Inquisidor para encargarse del problema. Después de varios encuentros, el Gran Inquisidor tuvo éxito en capturar a Jarrus, pero fue derrotado por este último durante un rescate organizado por los rebeldes y el Padawan de Jarrus, Ezra Bridger. En lugar de enfrentar el castigo de su Maestro por su fracaso, el Gran Inquisidor se suicidó.

Durante una escaramuza con el Escuadrón Fénix, Vader se enteró de que Tano, que había sido su aprendiz durante las Guerras Clon, todavía estaba viva. Al enterarse de esta noticia, el Emperador ordenó a Vader enviar a otro Inquisidor para que cazara a los rebeldes.

El Quinto Hermano y la Séptima Hermana fueron asignados para hacerlo y enfrentaron a varios miembros de la tripulación del Espíritu. Durante una escaramuza a bordo de una estación médica de la República abandonada, debido al pensamiento rápido de Garazeb Orrelios, los rebeldes lograron escapar de los Inquisidores a bordo del Fantasma.

Tras la derrota del Gran Inquisidor

La muerte del Gran Inquisidor fue una gran sorpresa para los otros Inquisidores, que vieron nuevas oportunidades en la caza de los responsables. Además de la Séptima Hermana y el Quinto Hermano, varios otros Inquisidores comenzaron a buscar por la galaxia a los dos Jedi que habían derrotado a su líder, todos ellos con la esperanza de avanzar en su propio puesto dentro de la Inquisición.

Al interceptar transmisiones de Mustafar, Tano descubrió que la segunda misión de los Inquisidores era secuestrar a niños sensibles a la Fuerza. Mientras tanto, la Séptima Hermana y el Quinto Hermano secuestraron a los bebés Alora y Pypey en los planetas Chandel y Takobo respectivamente, y esto los puso en contacto con la tripulación del Espíritu y Ahsoka, quienes los derrotaron en combate. Más tarde, la Séptimo Hermana y el Quinto Hermano participaron en un intento fallido de capturar a los rebeldes en Garel.

Tres años antes de la Batalla de Yavin, el Quinto Hermano y la Séptima Hermana pasaron varios meses persiguiendo a Jarrus y Bridger. En una ocasión, lograron seguir a los Jedi al planeta Oosalon, donde combatieron. A pesar de sus esfuerzos, maestro y aprendiz lograron escapar y reagruparse con los Espectros.

Más tarde, los Inquisidores siguieron a Jarrus, Bridger y Tano al Templo Jedi de Lothal. Después de seguir su camino hacia el Templo Jedi, los dos Inquisidores fueron atacados por apariciones fantasmales de los Guardias del Templo. Una de estas apariciones fue el antiguo Gran Inquisidor. El Quinto Hermano y la Séptima Hermana sobrevivieron al encuentro e informaron a Vader, quien juró poner fin a la amenaza Jedi.

Cruce en Malachor

Algún tiempo después de los eventos del Templo Jedi de Lothal, Kanan, Ezra y Ahsoka viajaron a Malachor, siguiendo una pista dada por el Maestro Jedi Yoda. Cuando llegaron, el Octavo Hermano, que ya estaba allí cazando a un individuo conocido como la sombra, los atacó. Poco después, Bridger se separó de los demás y se encontró con el antiguo Sith, Maul.

Mientras esto sucedía, Tano y Jarrus persiguieron y capturaron al Octavo Hermano, quien, sin su conocimiento, envió una señal de socorro a sus compañeros Inquisidores, el Quinto Hermano y la Séptima Hermana. Maul y Bridger juntos ingresaron al Templo Sith en Malachor y recuperaron el holocrón Sith que se encontraba dentro.

La luz y la oscuridad

Los tres Inquisidores combatieron a Ahsoka Tano, Kanan Jarrus y, poco después, Maul y Bridger intervinieron, obligando a los Inquisidores a retirarse. Al intentar plantar el holocrón Sith en el obelisco del templo Sith, se encontraron con los Inquisidores una vez más. Maul comenzó a estrangular con la Fuerza a la Séptima Hermana e instó a Brider a derribarla.

Cuando Bridger no pudo hacerlo, Maul clavó su sable de luz en ella, matándola instantáneamente. Maul y Bridger encontraron a Tano y Jarrus una vez más peleando con los Hermanos Quinto y Octavo. Después de que Tano destruyese el sable de luz del Quinto Hermano, Maul lo atacó rápidamente con un golpe mortal en el intestino, y, posteriormente, Jarrus cortó el sable de luz del Octavo Hermano.

Acorralado y superado en número, el Octavo Hermano intentó escapar usando su sable de luz para alejarse de sus tres adversarios. Esto no funcionó, ya que el sable de luz no funcionó en vuelo y el Octavo Hermano cayó en picado a la muerte.

El fin de la cacería

Aproximadamente tres años después del incidente en Malachor, se creía que la Orden Jedi estaba completamente extinta por el Imperio, lo que inutilizaba a la Inquisición y llevó a su desaparición. En una reunión a bordo de la primer Estrella de la Muerte, el Gran Moff Wilhuff Tarkin expresó con confianza su creencia de que la Fuerza misma había desaparecido de la galaxia, y que Vader era el único practicante viviente de lo que él llamó “la religión antigua”.

Deja un comentario