Cuando se realizó esta entrevista era mediados de octubre, y la película estaba a 71 días del estreno. El entrevistador empieza relatándonos el contexto en el cual se realizó la entrevista:

El director J.J. Abrams está tratando de hablar de su nueva película de Star Wars, pero el proceso de hacerla sigue siendo intruso. Está en su oficina, en el segundo piso de la sede de su productora de Bad Robot, en Santa Mónica, y su asistente sigue abriendo la puerta para pasarle notas, mientras el iPhone de Abrams zumba con textos cada vez más urgentes del supervisor de efectos visuales de la película. Acaba de salir de un escenario en los estudios Sony, donde John Williams dirigía una orquesta a través de la partitura del Episodio IX. La semana pasada, Abrams estaba haciendo sesiones de rodaje aquí mismo en Bad Robot, en una sala de pantalla verde que le permite la máxima flexibilidad en la reproducción de películas.

Se suponía que el Episodio IX sería escrito y dirigido por Colin Trevorrow de Jurassic World Fame, hasta que la presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, rechazó su guión. Aunque Lucasfilm lo llama una separación mutua de caminos. Esto abrió la puerta para que Abrams, que dirigió The Force Awakens en 2015, volviera con el co-guionista Chris Terrio y empezara desde cero, de ahí la crisis actual.

Desafíos particulares

“Probablemente sea mucho más fácil que ser maestra de escuela”, dice Abrams. “Pero tiene desafíos muy particulares. Especialmente cuando diriges, y hay gente en la escena que no es humana. Cuando tienes, en algunos casos, una escena con alguien que ya no vive”. Entre las pruebas del Episodio IX, además de forjar una conclusión satisfactoria para una de las historias más queridas del mundo moderno, estaba la trágica y repentina muerte de Carrie Fisher en 2016. A diferencia de Luke Skywalker y Han Solo, el personaje de Leia sigue vivo en la saga, un dilema que Abrams resolvió a través de imágenes no utilizadas en The Force Awakens.

JJ Abrams & Adam Driver en el set de rodaje para The Rise of Skywalker

Abrams acaba de llegar a un acuerdo de producción masiva con el rival de Disney, WarnerMedia, que podría tener en sus manos a Superman, Batman, y el resto del panteón de DC Comics (hay un notable número de juguetes de Superman entre las caprichosas decoraciones de abajo). “Todavía no hemos tenido esas discusiones”, dice Abrams, de una manera poco convincente.

Comencemos con la entrevista

Rolling Stones: Al igual que en The Force Awakens, tienes una fecha límite más ajustada de lo que hubieras querido. ¿Tenías una mejor idea de lo difícil que sería esto?

JJ Abrams: No sé si lo sabía exactamente, porque éste es mucho más ambicioso que el primero.

Rodaje en Wadi Rum, Jordania. Planeta Pasaana. Fuente: Vanity Fair

RS: ¿Cómo es eso?

JJ: Es un final. No es un comienzo. Es el final no sólo de una trilogía, sino de tres. Es una película mucho más grande en términos de escala. Narrativamente, hay mucho más en todas partes donde miro; efectos visuales, más piezas en movimiento. Es la cosa más desafiante en la que he estado involucrado. Por mucho. Ha sido increíble desde el momento en que Kathy me llamó, y tratar de averiguar el qué, el por qué y el cómo ha sido un desafío. Pero no querrás ir pensando: “Yo me encargo de esto”. Porque entonces estás jodido.

RS: ¿Por qué este debe ser el final de la saga de Skywalker?

JJ:  al entrar en esto, incluso en (Episodio) VII; No recuerdo si esto fue discutido o no, pero sentí que era la trilogía final. Se sentía como si se hubiera ganado el ser la conclusión de esa historia. ¿Quién puede decir lo que viene después? ¿Hay algo más que hacer que involucre a alguno de estos personajes? No estoy trabajando en nada, así que no estoy insinuando nada. Sólo digo, quién debe saberlo, pero se sintió como el final.

Las diferencias de enfoques entre los episodios VII y VIII

RS: Había una cierta irreverencia en el enfoque de Rian Johnson hacia The Last Jedi. Él subvirtió algo de lo que tú creaste. Snoke parecía el villano principal, por ejemplo, y lo mató.

JJ: Cuando leí su primer borrador, me hizo reír, porque vi que era su opinión y su voz. Conseguí ver los cortes de la película mientras él estaba trabajando en ella, como miembro de la audiencia. Y aprecié las decisiones que tomó como cineasta que probablemente serían muy diferentes de las que yo hubiera tomado. Igual que si hubiera hecho el Episodio VII, habría tomado otras decisiones.

RS: ¿Qué fue lo que más te sorprendió de lo que hizo?

JJ: Sentí que la mayor sorpresa era lo oscuro que era Luke. Eso fue lo que pensé: “Oh, eso fue inesperado.” Y eso es en lo que sin duda The Last Jedi tiene éxito, que es la constante subversión de las expectativas. El número de cosas que sucedieron en esa película que no son las que crees que van a suceder es muy divertido.

RS: ¿Cómo afectaron todos esos puntos inesperados de la trama al lugar donde trajiste la historia?

JJ: Tuve un verdadero sentido con el guionista de (The Force Awakens) Larry Kasdan sobre adónde irían las cosas, potencialmente. Y creo que, cuando leí el guión de Rian, lo que sentí fue que con todo lo que pasa en esa película, que son muchas, nada obviaba la sensación de inevitabilidad donde yo pensaba que la historia podía llegar.

Una trilogía en tiempos difíciles

RG: Star Wars llegó unos años después de la dimisión de Nixon y el final de la guerra de Vietnam, y fue muy diferente a las películas downbeat de algunos de los compañeros de Lucas. Esta nueva trilogía llega también en tiempos difíciles.

JJ: Cierto. Políticamente se pueden encontrar paralelismos, pero en términos de cine, es un momento muy diferente. Pero no sé si alguna vez es un mal momento para tener algo que se siente honesto y esperanzado al mismo tiempo.

Caballeros de Ren. Fuente: Vanity Fair.

RS: ¿Necesita terminar con una nota que sea fiel a la alegría de la primera?

JJ: Bueno, ciertamente quieres sentir que valió la pena el viaje, y que hay algo satisfactorio, sin hablar de finales felices o tristes. El desafío era encontrar una manera de ser consistente, honrar lo que se ha hecho antes, pero también hacer algo que es inesperado. Tenía que ser algo que se sintiera como parte de la pieza, pero relevante para la actualidad. Y luego, mientras estás en la cuerda floja, quieres bailar. Quieres que la cosa tenga deleite. Así que estás en el filo de la navaja.

Las cajas de misterio

RS: Diste una ahora famosa Ted Talk donde hablaste de historias como cajas de misterio, basadas en una caja de misterio real, aún sin abrir, que tu abuelo te dio. ¿Cómo encaja eso con una película como ésta, un final en el que tienes que mostrar todas tus cartas?

JJ: No es una fuerza motriz en absoluto. No estoy pensando activamente: “¿Cómo uso la estrategia de la caja de misterio en esta historia?”. Lo que quise decir es que una buena historia te hace querer entender lo que está pasando, lo que lo hace funcionar, lo que hay dentro. Y fue mi amigo y talentoso productor Bryan Burk quien, cuando estaba tratando de averiguar de qué demonios iba a hablar en la charla de Ted, me dijo: “¿Por qué no hablas de esa caja que tienes?”.

RS: ¿Así que todo esto se ha exagerado en tu narración?

JJ: Bueno, nunca pienso en ello, así que cuando alguien lo menciona, siempre digo: “Ah, sí, esa cosa”. No quiere decir que todavía no sienta que una buena historia te obliga a hacer una pregunta. Pero un final tiene que ser, por definición, concluyente.

Sigo imaginando a un niño viendo estas nueve películas dentro de cien años, así que tiene que haber una sensación de inevitabilidad y continuidad. Pero de nuevo, si no te estás divirtiendo, si al menos no estás tratando de ser encantador, estás condenado. Así que hay cosas en la película que, creo, pueden ser una locura, pero son algunas de mis cosas favoritas. Y que la gente los acepte o no depende de ellos.

Continuara

Esta es la primera parte de una jugosa entrevista con JJ Abrams. En el próximo articulo el director de The Rise of Skywalker nos da respuestas sobre las criticas de los fans y del mismísimo creador de la criatura: George Lucas.

Un saludo y que la Fuerza les acompañe… ¡Siempre!

Fuente: Rolling Stones

2 COMENTARIOS

  1. “Sentí que la mayor sorpresa era lo oscuro que era Luke. Eso fue lo que pensé: “Oh, eso fue inesperado.” Y eso es en lo que sin duda The Last Jedi tiene éxito, que es la constante subversión de las expectativas.”

    Deberían estudiar un poco de narrativa y aprender de George RR Martin. Se puede encontrar fácilmente vídeos de Martín hablando de como sorprender por sorprender no tiene valor, que él puede meter aliens en el próximo libro porque eso no se lo espera nadie, pero no hay nada en la narrativa que indique que eso puede pasar. Cualquier sorpresa tiene que estar justificada. Siguiendo con el ejemplo de Martin (que hace muy bien lo que hace el cabrón), ya en el primer libro tienes una conversación de Cersei con Meñique y con Janos Slynt hablando sobre que hay que matar a Jon porque no le interesa a los lannister que pueda convertirse en Lord Comandante… De ahí te esperas la muerte de Jon en el quinto libro? No. Cuándo llega el momento, pese a la sorpresa, si echas la vista atrás hay pistas? Si. Eso es narrativa. Eso es difícil de hacer. Con todas las grandes sorpresas de los libros pasa lo mismo: la boda roja, la huida de Tyrion de prisión, el rey más allá del muro… todo está justificado previamente.

    Lo que hacen Jhonson o Abrams lo hace cualquier director de cine, la única diferencia es que ellos han tenido suerte o contactos. Talento lo que se dice talento… yo no veo ninguno (siempre dicho desde mi ignorante opinión, eso sí, en proceso de formación 😀 )

    • Te recuerdo que JJ Abrams fue el showrunner de Lost: Un compendio de sorpresas, generación de expectativas, giros tortuosos de guión… que no consiguió explicar satisfactoriamente, que salían de ninguna parte y no tuvieron sentido en el balance final de la obra. Conejos sacados de la chistera para enganchar al espectador, sin raíces, sin explicaciones, sin fondo; humo y ruido. Es por eso que Lost fue enormemente insatisfactoria para los fans. JJ Abrams tiene un concepto pueril y rudo del cliffhanging, no sabe cocinar una sorpresa a fuego lento, despliega la pirotecnia en pantalla y se olvida de la necesidad de darle un sentido en el cuerpo de la narrativa.

Deja un comentario