El rincón del mandaloriano: Resol’nare

El Resol’nare, o también conocido en nuestra lengua como las seis acciones, es el nombre que le han otorgado los mandalorianos a sus deberes como miembros de esta cultura:

  • Usar la reconocible armadura mandalorina.
  • Hablar el Mando’a (idioma de los mandalorianos).
  • Defenderse a sí mismos y a la familia.
  • Criar a sus hijos como mandalorianos.
  • Contribuir al clan que pertenezcan.
  • Unirse a la causa del Mandalore cuando se les convoca.

Si se quería ser considerado por los demás como un mandaloriano de verdad, por obligación debían acatar esta serie de normas. Los mandalorianos que no cumplieran estas directrices serían denominados comúnmente como dar’manda, haciéndolos ver así como personas deshonrosas y carentes de alma mandaloriana, con lo cual sus almas no podría viajar al “cielo” mandaloriano, conocido entre ellos como el Manda.

Como tal, los mandalorianos dejaron de ser religiosos con el paso del tiempo, pero siguieron teniendo la creencia de que el alma era lo que les hacía ser personas. De hecho, ellos creían que el cuerpo era simplemente un utensilio para llevar a cabo acciones; lo importante era el destino que tendrían sus almas en el Manda.

 

Uno de los padres siempre tenía la obligación de enseñar a sus hijos, con el paso del tiempo, la importancia del Resol’nare para el pueblo mandaloriano. Así todo miembro de este pueblo siempre tendría en cuenta lo que verdaderamente implica ser un mandaloriano de verdad. Pero desgraciadamente pasado un tiempo (en la continuidad de leyendas) el Resol’nare se perdería en los ecos del tiempo por todos los conflictos armados y cambios tan abruptos que sufrió la cultura mandaloriana. Ya fuese por las guerras Vong o porque en la época de Legado volvieron a enfocarse en ser mercenarios.

1 Comentario

Comments are closed.