Los Banthas – Criaturas de la Galaxia

Si algo caracteriza al universo de Star Wars, es la cantidad masiva de razas y criaturas que abundan a lo largo y ancho de su galaxia. Desde la primera vez que Star Wars vio la luz con el más tarde renombrado Episodio IV, Una Nueva Esperanza, se mostró esa faceta al público de forma abrumadora. ¿O quién no recuerda la famosa escena de la cantina en la que los planos saltan de criatura a criatura, no escatimando en momento alguno en dejarnos claro que el abanico que nos ofrecía la galaxia sería uno sin igual? 

Esta breve mirada al pasado no se daría si no fuera porque las criaturas de las que encontraréis información en este artículo, los banthas, fueron de las primeras creaciones habidas y por haber dentro de Star Wars. 

¿Qué nos dice el databank oficial?

En la página oficial de Star Wars, la descripción que nos dan de este entrañable gigante peludo es la siguiente:

Los banthas son grandes y peludos mamíferos que viajan a través de las dunas desérticas de Tatooine. Suelen servir de monturas a los merodeadores Tusken. Ambas especies comparten un vínculo muy cercano, incluso místico.

Del bantha se aprovecha todo

Los Banthas no son únicamente una montura recurrente, domesticada por los Tusken, sino que también otros habitantes de Tatooine aprovechaban a estas criaturas para tomar de ellos su carne o leche, cosa que los Tusken no hacen.

La leche de bantha es un alimento que vimos como común en el Episodio IV: Una Nueva Esperanza. Y que se ha presentado en otros momentos de la saga como algo habitual.

Su leche es muy conocida en las largas e interminables llanuras desérticas de Tatooine, además de que su carne también era consumida por muchos granjeros y recolectores, dando consigo el plato conocido como filete de bantha.

También pueden extraerse de estas criaturas suministros tales como mantequilla o ropa de su pelaje. Sus heces eran frecuentemente utilizadas como combustible, principalmente por los Tusken para poder cocinar, y todo debido a que su estiercol aguantaba durante un tiempo más que considerable el fuego.

Se cree que es una especie originaria de Tatooine, pero sin embargo se han visto similitudes de bantha en otros mundos, probablemente subespecies, tal y como el Bantha de Kashyyyk.

El bantha de Kashyyyk es ligeramente más grande que el bantha de Tatooine, pero su pelaje es más corto.

Características como especie

Además de su fácil domesticación en base a que es un animal muy dócil, los banthas tienen una altura que suele rondar los más de dos metros y medio, con un peso de aproximadamente 4 toneladas.

Los banthas solían viajar en manadas, dirigidos por la hembra más vieja.

Su alimentación es herbívora, y la razón de que puedan sobrevivir al clima tan desolador que suele recaer sobre la arena de Tatooine, se debe a que pueden pasarse semanas sin consumir comida o bebida. Su media de vida suele rondar los 100 años.

Tanto hembras como machos tenían dos cuernos grandes al frente, aunque los machos eran ligeramente más grandes, sin demasiada diferencia. Solían viajar en manadas, siendo la hembra más vieja la líder de la manada en cuestión. Pese a ello, los machos también competían entre sí para que existiera un macho alfa.

Como peculiaridad, los banthas hacian un uso de su lengua singular para no tener que inclinarse en la consumición de arbustos o plantas, al igual que para mostrar, de forma muy rudimentaria, su deseo de aparearse. 

Detrás de las cámaras

George Lucas en un primer momento se inspiró en unas criaturas de John Carter on Mars, llamados Banths. Sin embargos, estas distan mucho de lo que sería el bantha que conocemos como tal.

Los Banths son unas criaturas propias de John Carter on Mars

No fue hasta más tarde que Ralph McQuarrie los diseñó, dándoles el toque de unas criaturas que bien recordaban a un caballo. Esta idea no duró mucho, puesto que evolucionó al diseño de un animal con el tamaño de un elefante. 

El director de arte del momento, Leon Erickson fue quién se encargó del disfraz del bantha y usó para ello como base a un elefante. También el pelaje sería en este caso el mismo que el de un yak, teniendo así una pinta muy, muy peluda.

Su mugido sería tarea del diseñador Ben Burtt, responsable también de sonidos como los caza TIE o las espadas láser.

 

Debido a las dimensiones que se requerían para las criaturas banthas, se recurrió a la fisionomía del elefante.

Los banthas y sus apariciones

Siendo una de las criaturas primigenias del enorme universo que envuelve Star Wars, era de esperar que el merchandising a lo largo de más de cuarenta años ha incluído a esta entrañable bestia. Al igual que su aparición por videojuegos, novelas y a posteriori las precuelas. 

Es por ello que recopilar todos los lugares en los que podemos ver a este peludo tan característico, serían interminables. 

Si sois unos manitas y queréis tener vuestro propio bantha, os dejamos un enlace simpático para que creéis vuestro propio bantha.

¡Haz click aquí!

PequeClon
PequeClon
Enfrentarse al miedo es el destino de un jedi.

Deja un comentario