A lo largo de la saga, y con ello de mano de los nueve episodios que han envuelto cinematográficamente a Star Wars, hemos conocido no sólo planetas recónditos, desérticos, llenos de vida, o caracterizados con ciudades colosales, abarrotadas de tecnología. También hemos aprendido de especies alienígenas de todo tipo, con peculiaridades a cada cual más sorprendente entre sí. Algunas sencillas, otras, inimaginables.

Echando una ligera mirada atrás, con la aparición del Episodio VIII dentro de la saga, descubrimos una nueva localización que no había sido anteriormente mostrada en pantalla ni en el vasto conocimiento del Universo Expandido, y con él, una nueva especie alienígena peculiar: Los Lanais.

Todos recordaremos a esos seres de un tamaño que no profesa más que un metro y poco de altura, ataviados con ropajes blancos y que tomaban un rol de cuidadoras del lugar. Cuyas apariciones son peculiares en la pantalla, con un poco más de protagonismo en las escenas eliminadas, y con una cultura que, si bien a primera vista no aceptamos más de lo que aparece en un segundo plano (puesto que la visión del espectador se muestra en todo momento ligada a los sucesos que transcurren en la trama principal junto con los héroes que la empujan consigo), sí posee una cantidad enorme de detalles que, si nos detenemos a observar detenidamente, son mucho más ricos que la información que se nos ha podido dar en el pasado de otras razas que han tomado presencia en pantalla con mucho menos detalle.

Pero antes de comenzar a ahondar en el conocimiento que podemos percibir en base al estudio, a la fijación más allá del hilo protagonista, y de todo lo que las guías visuales y novelas nos pudieron dar a posteriori, quizás sería necesario poner sobre la mesa información básica acerca de la localización en la que esta raza se mueve: La Isla Templo, Ach-To. 

Isla de Ach-To

¿Qué sabemos de Ach-To?

Al final del Episodio VII, vemos en pantalla cómo Rey ha conseguido dar con la localización  que el Maestro Skywalker guardó recelosamente sobre el lugar al que se hubo marchado años atrás, cargado con un sentimiento de culpa por todo lo acontecido con su sobrino y la Academia Jedi que él mismo dirigía.

Rey encuentra a Luke Skywalker en la isla de Ach-To

Sin embargo, este planeta ya era un lugar que Luke había encontrado años atrás, concretamente tras la batalla de Jakku, donde inició un largo recorrido con la finalidad de reunir conocimiento jedi perdido. Sería en ese momento, en esa búsqueda incansable en un periodo de supuesta paz, en el que el jedi daría con la localización de esta isla. Perdida en la galaxia, al margen de todos los acontecimientos que transcurrían en la misma.

Un lugar caracterizado por ser un remanso de paz. Una isla en mitad de un infinito océano, donde la vida y muerte se unían en un perfecto equilibrio.

Deberíamos recordar que fue gracias al trabajo conjunto con uno de sus eruditos, Lor San Tekka, que Luke consiguió finalmente dar con esta información. A partir de dicho conocimiento, este lugar y su ruta se guardaron en secreto. Motivo por el cual, Poe busca a éste último al comienzo del Episodio VII, pues Lor San Tekka guardaría recelosamente la ruta clave para poder acceder a este lugar que años atrás hubo descubierto con el Maestro Skywalker.

Poe da con la localización de Lor San Tekka, quién conoce el paradero del Maestro Skywalker

Ach-To es un lugar sencillo, una isla en la que encontramos una biblioteca peculiar.

Un enorme tronco hueco en su interior, conocido por ser un árbol uneti con siglos y siglos a las espaldas, sería una cámara de lectura y así mismo, un pequeño remanso de libros en el que se encontrarían unos textos antiquísimos y sagrados para los jedi.

También las pequeñas casas de piedra, que ahora cuidan los lanais, fueron antaño el hogar de los primeros Jedi. 

La isla proporciona también localizaciones peculiares para aquellos usuarios de la fuerza, y no serían otros que:

  • El Collado, una planicie a modo de valle localizado en una de las partes superiores de la isla, caracterizado por ser un lugar frecuente para la meditación gracias a su posición y sus vistas.
  • El Templo Jedi, en lo más alto de la isla dando la cara hacia un acantilado. Repleto de mosaicos y pinturas que tratan y hablan sobre el primer jedi.
  • La Gruta del Espejo. La localización más oscura de la isla, aquella que dota de equilibrio a la fuerza frente a sus otras planicies más austeras y cargadas de fuerza. Donde pudimos ver a Rey enfrentarse a su lado más oscuro, en un punto inexorable de energías devastadoras y naturales.

Pero, ¿qué lugar tienen los lanais con los jedi y toda la historia de la isla?

No serían las únicas criaturas vivas que podemos ver en este entorno salvaje, pero apaciguado al mismo tiempo.

Los porgs también son parte de la fauna local. Unas aves de tamaño pequeño y de características marinas; Están preparadas para convivir entre la tierra y el mar. Mucha de la fauna existente y conocida en la isla no dejan de proceder de variaciones de los porg, quienes extraen sal marina y bebida. Su plumaje estaría preparado para las temperaturas propias del océano en su tarea de extracción de alimento, y un aceite natural permite la impermeabilidad de su cuerpo.

Una hembra porg cuida de sus crías en el nido

También las Sirenas Thalas hacen su aparición en este episodio, mostrándose como mamíferos colosales que acostumbran a tomar el sol en las zonas más rocosas del lugar. Son criaturas dóciles, pero viven en calma debido a que no tienen un depredador natural. La leche verde que se puede extraer de sus mamas se ha calificado de un alimento de los más nutritivos que pueden encontrarse en la isla.

Entre los alimentos a los que Luke acostumbraba en Ach-To, uno de ellos es la leche de sirena marina

Los lanais, sin embargo, son una especie viva mucho más evolucionada. Los caracterizamos con facilidad debido a que suelen portar un hábito blanco. También se conoce el detalle que son parientes muy lejanos de los porg.

Todos los lanais que podemos encontrar en las secuencias de la película (que no en escenas eliminadas), son hembras. Esta colonia de hembras han sido conocidas como las Cuidadoras. Ya que su tarea en la isla radica en cuidar los antiguos edificios.

No son seres sensibles a la fuerza, a pesar de haber tomado el rol de cuidar todo aquello que tiene que ver con la misma, con sus antiguas edificaciones y con sus ancianos lugares.

Atuendo de las cuidadoras lanai

A pesar de no vivir en el interior de las casas de piedra de los antiguos jedi, se dedican diariamente a su cuidado y mantenimiento. Limpian las malas hierbas, los caminos, reparan lo necesario…

Aunque no se ofreció tanta información de cara al filme, conocemos que, como era de esperar, estas criaturas tienen nombre propio. Siendo Alcida-Auka la sobrenombrada “Matrona cuidadora”. Este personaje toma un papel del lider en el pequeño grupo de las cuidadoras. Es la que transmite las virtudes de limpieza, orden y decoro.

Alcida-Auka, Matrona Cuidadora de los lanais

Existen como era de esperar machos dentro de los Lanais, y estos sí, aparecerían brevemente en una de las escenas eliminadas. Los machos se conocen con un nombre diferente: Los visitantes.

Esto se debe a que la presencia de éstos últimos no sería habitual en la isla. Machos y hembras, visitantes y cuidadoras, interactuarían de manera mensual. Ya que la vida y tarea de los machos es muy diferente a la de las hembras de la isla.

Los machos pasarían la mayor parte de su vida en el mar, dedicándose a la recolección y a la pesca.  Fabricantes de barcos humildes, regresarían a la isla cada cierto tiempo con la pesca conseguida en todo el tiempo que pasan fuera.

El reencuentro mensual sí se dio en las escenas eliminadas pero, por acortar y convertir a la película un poco más escueta y retirar estos detalles que eran irrelevantes para la trama principal, retiraron la escena en la que machos y hembras aparecían celebrando su reencuentro.

Dejo enlace a continuación de la escena en cuestión.

La celebración se da cada vez que los machos regresan del mar, cargados del alimento. La festividad se basaría en un festival de varios días de duración, con música y danza, donde los romances se darían consigo entre la propia especie.

Toda la cultura y tecnología que envolvería a esta especie tendría su base en los peces. Huesos, pieles, elementos… todo estaría hecho con huesos, escamas de pescado… Como pudimos ver en algunos instrumentos de música y elementos decorativos.

Estas criaturas poseen un lenguaje propio, caracterizado por una mezcla de gestos y palabras casi ininteligibles para otras razas. La escritura es escasa, rozando la nulidad, habiéndose descubierto únicamente por algunas guías visuales la existencia de algunas tablas de barro con escasa escritura cuneiforme.

Ejemplo de macho lanai, en este caso Auk-Waimau, capitán de los suyos

Los lanais son una especie que no aspira a más que a vivir de manera pacífica, sin alterar el entorno, y en una vida que mucho se asemejaría a la propia naturaleza en comunión con la fuerza: Ajenos a todo lo que transcurre en la galaxia.

Esperamos que de cara al futuro, nos cuenten más de otras criaturas que a primera vista no parecen mostrar más de lo que vemos en pantalla, pero que tras ésta tienen mucho que aportar al conocimiento y la variedad en cuanto a diferencias culturales y tradicionales acontecen a lo largo y ancho de la galaxia.

Deja un comentario