El rincón del mandaloriano: sociedad guerrera

Los mandalorianos han cambiado mucho con el paso del tiempo, dependiendo también en qué continuidad se fije uno. Como nos centraremos en el Canon, es posible que con el tiempo se desvelen nuevos datos, pero todo lo que trataremos ahora es seguro.

En sus orígenes, esta sociedad se basaba en una estructura de clanes nómadas a menudo enfrentados entre sí hasta que, bajo el liderazgo de un único líder conocido como Mand’alor o Mandalore, los clanes se unieron y poblaron un nuevo mundo al que nombraron Mandalore en honor a su líder. A partir de ese momento, el pueblo mandaloriano se expandió por su nuevo hogar y por muchos otros mundos cercanos creando un reino a través de las estrellas.

Miles de años después de la unificación y a pesar de muchas guerras y conflictos internos, la arcaica estructura de clanes se mantenía aunque con algunos cambios. Para empezar, en la época de la saga de las películas, los clanes son más bien familias nobles que gobiernan sobre un territorio y sus habitantes. El cabeza de cada clan tiene un título nobiliario, como Conde o Duque, y debe lealtad a aquel que sea el dirigente máximo de Mandalore. Se trata pues de una estructura piramidal que recuerda mucho al feudalismo. Algunos clanes conocidos son el Clan Wren, el Clan Saxon, el Clan Eldar y el Clan Rook.

Los clanes, además, con el objeto de promocionar intereses comunes, se agrupan en facciones políticas conocidas como Casas, que están dirigidas por el clan más fuerte y adoptan el nombre del clan dirigente. Casas como la Casa Vizsla y la Casa Kryze son dirigidas por los clanes homónimos y tienen otros clanes subordinados bajo su mando. Esta estructura de mando puede estar sujeta a cambios; un clan puede alzarse y también caer, aunque por lo visto la casa mantiene su nombre original aunque el clan predominante no sea el original, e incluso clanes que en teoría forman parte de una misma casa pueden llegar a enfrentarse y aliarse con otras facciones.

Además de los clanes y Casas, existieron otros grupos con otro tipo de objetivos y funciones. Los llamados Protectores eran muy distintos. Eran la guardia personal del Mandalore y sus miembros se elegían entre los mejores guerreros de entre todos los clanes, de modo que son un antiguo grupo de guerreros de élite. Pero además tenían una función muy importante que era mantener el equilibrio entre la sociedad guerrera, e incluso el Mand’alor debía ser reconocido por ellos para poder ostentar este título, es decir, que cualquiera que quisiera liderar Mandalore debía tener el beneplácito de los Protectores.

En la cima de la pirámide estaba el poder central de la capital en Mandalore en el planeta que era considerado el hogar de todos los mandalorianos aunque naciesen y viviesen en otros planetas. No se ha esclarecido exactamente cómo era el gobierno de los Mand’alor, pero sí se sabe que cada clan podría tener y ejercer influencia en el Capitolio a través de representantes de la familia gobernante en su territorio. El trono de Mandalore es el centro de poder y todos deben someterse a él. En definitiva, podemos afirmar que el Espacio Mandaloriano es como un reino y con el paso del tiempo su líder tuvo diferentes títulos.

La época inmediatamente anterior al Episodio I y hasta el fin de las Guerras Clon fue un paréntesis en la historia de este pueblo guerrero. Una facción llamada los Nuevos Mandalorianos dirigida por la Duquesa Satine de la Casa Kryze se hizo con el control del sistema Mandalore, incluyendo el planeta capital, después de una cruenta guerra civil. Satine derogó casi todas las antiguas leyes y códigos guerreros en su afán de acabar con el pasado violento de su pueblo e incluso desterró a los guerreros que no aceptaron su gobierno. Es interesante señalar que Satine y su gobierno solo controlaban el sistema Mandalore, mientras que el resto de colonias mandalorianas eran libres e independientes, sobre todo porque los clanes guerreros de esas colonias eran exiliados del mundo hogar o simplemente no aceptaron el nuevo régimen.

Los desterrados ejercieron más o menos resistencia en contra del gobierno de Satine, pero no todos lo hicieron, y los que no se resistieron simplemente se quedaron a vivir en paz en sus hogares, en parte porque Satine tenía el apoyo de los Protectores, una de las pocas tradiciones que se mantuvieron. Sin embargo, los guerreros más radicales formaron un nuevo grupo llamado la Guardia de la Muerte, fundado y controlado por los Vizsla y sus aliados, que hizo la guerra contra los Nuevos Mandalorianos.

En resumen, al final de las Guerras Clon, el régimen pacifista de Satine cayó y las costumbres guerreras volvieron, aunque bajo el dominio imperial, hasta que los hijos de Mandalore logren liberarse el yugo imperial.