El planeta Batuu ya ha acogido durante estos días a sus primeros visitantes. El pasado 31 de mayo, la nueva zona tematizada de Disneyland en California abrió sus puertas al público después de que, en 2015, el director de la compañía lo anunciara.

Así fue la inauguración que contó con al participación de George Lucas, Mark Hamill, Billy Dee Williams y Harrison Ford.

La inversión que incluye la apertura del mismo parque en Walt Disney World el dia 29 de agosto de este mismo año ha implicado un coste de 1.000 millones de dolares aproximadamente. Galaxy’s Edge tiene unas dimensiones de 5,6 hectáreas.

En su discurso, Bob Iger, CEO de Walt Disney Company, ya dejó claras algunas de las particularidades con las que esta nueva zona iba a contar, las cuales no han dejado a nadie indiferente.

Una experiencia única y personal

Galaxy’s Edge ofrecerá la posibilidad de que el usuario pueda vivir una experiencia muy diferente que otro guest o visitante. A través de la opción desde el teléfono móvil de Black Spire Outpost, se podrá interactuar con algunos de los elementos del parque.

Se tratará de una experiencia, también comercial, que va más allá de los productos típicos de cada zona temática. De hecho, en algunas tiendas como la del vestíbulo que conduce al parque Walt Disney Studios, de DisneyLand París, ya se han podido montar sables láser personalizados. Ahora se ha querido dar un paso más allá con el montaje, por ejemplo, de droides.

Black Spire Outpost en la aplicación Play Disney Parks
Black Spire Outpost en la aplicación Play Disney Parks

Disney ha intentado no dejar atrás ningún detalle que pudiera ser identificado con la saga. El sonido constituye un elemento fundamental en la experiencia que el usuario tiene en su visita y la compañía es consciente de ello. Por eso, ha decidido construir una banda sonora única para Galaxy’s Edge, de la cual John Williams, tradicional compositor de gran parte de las películas de la saga, se ha hecho cargo personalmente.

En relación a la restauración, a lo largo de la aventura, los visitantes tendrán la posibilidad de disfrutar de diferentes bebidas procedentes de toda la galaxia en la cantina de Orga, diseñada fielmente al estilo de las películas. Además, también podrán parar a comer en el Docking Bay 7 Food and Cargo.

Salir de Disneyland para entrar en Black Spire Outpost

Tanto la ambientación como la actuación de los miembros de reparto o cast members ha estado enfocadas hacia la immersión completa por parte del visitante. Se trata de cambiar el modo en el cual este compraba, interactuaba y, en definitiva, se desarrollaba en las otras zonas.

Como se había dicho, esto supone un punto y a parte respecto al merchandising tal y como lo conocíamos hasta ahora. Si lo que se busca es comprar una camiseta tradicional de Star Wars, Galaxy’s Edge no es el lugar más óptimo como sí que lo eran las atracciones clásicas como Star Tours. Aquí encontramos todo tipo de productos centrados en la zona y, en definitiva, en la acción que se desarrolla.

Una historia, dos atracciones y una zona

¿Pero cuál es el hilo narrativo que une los diferentes elementos y que da sentido a esta expansión del parque temático? Contrabandandistas y aventureros frecuentan el puesto comercial abandonado de Black Spire Outpost, que se sitúa en los límites del Borde Exterior. Después de la Guerra Civil Galáctica, este puesto funciona como un refugio para la Resistencia. aunque cuenta con una fuerte presencia de la Primera Orden. La tensión es latente.

Star Wars Galaxy’s Edge dispone de un entramado importante de puestos y establecimientos que van en la línea de la inmersión mencionada anteriormente. Aparte de los restaurantes que se han explicado, en esta zona podremos encontrar pequeños puestos de bocadillos o incluso de leche, donde se podrá adquirir la popular leche azul o verde.

La nueva zona tematizada se articula alrededor de dos atracciones que destacan sobre los otros puntos de interés que se pueden encontrar. Estas son Millenium Falcon: Smugglers Run y Star Wars: Rise of The Resistance, que se estrenará a final de año.

Interior del Halcón Milenario. Fuente: Getty Images

En el caso de Millenium Falcon, los pilotos tendrán la capacidad de controlar la nave mientras se sumergen en una importante misión. Una experiencia completamente interactiva. A lo largo de la atracción, los visitantes podrán ejercer diferentes funciones que dependerán del rol que jueguen: piloto, ingeniero o artillero. No pasará lo mismo con Star Wars: Rise of The Resistance, ya que, en esta ocasión, los usuarios viajaran en la mitad de una intensa batalla entre la Resistencia y la Primera Orden. El vehículo, que será un transporte de la Flota de la Primera Orden, tendrá una ocupación máxima de 8 plazas.

Esta última atracción estará diseñada con la última tecnología y marcará un antes y un después, según Disney, en las atracciones de simulación. Tendrá la capacidad de sumergir completamente al usuario en un intento de rescate que sucederá en el interior de un destructor estelar.

La apertura de Star Wars Galaxy’s Edge será progresiva, hasta el punto que, a priori, el elemento culminante de la zona que se construirá exclusivamente en Walt Disney World será un hotel de lujo. Este se estrenará para el 50 aniversario del parque temático de Orlando, en 2021, y se calcula que el plazo máximo de estancia serán 3 noches por un valor aproximado a los 800 euros. Se trata de una inmersión aún más profunda en la que los visitantes podrán desarrollar sus habilidades con la fuerza y podrán convivir entre ellos como auténticos viajeros de la galaxia.

Hasta el 24 de junio, el acceso a esta zona tematizada es limitado y requiere una reserva previa, un mecanismo utilizado por la empresa para intentar maximizar la experiencia del usuario evitando cualquier masificación. No se prevé que este procedimiento se repita con la apertura del parque homólogo en Disney’s Hollywood Studios. Parece que el gigante del entretenimiento lo tiene todo planeado para garantizar un viaje difícil de olvidar para los visitantes.

Deja un comentario