Bastila Shan fue una humana que nació en el planeta Talravin, hija de Helena Shan y un cazador de tesoros. Siendo aún pequeña, sus padres descubrieron que Shan tenía aptitudes en el uso de la Fuerza. Su madre, creyendo que su estilo de vida, lleno de viajes y esfuerzos, no eran adecuados para su hija, la entregó a la Orden Jedi siendo ella aún muy pequeña.

Shan poseía un don excepcional con un Poder en la Fuerza conocido como Meditación de Batalla. Este poder le permitía aumentar la moral de sus aliados a la vez que disminuía la moral enemiga. Esta habilidad la convertiría en un valioso recurso en la futura guerra que se avecinaba.

Siendo una joven Padawan, Shan estuvo presente cuando Malak, junto a su mejor amigo y mentor, Revan, dio un apasionado discurso denunciando la inactividad del Alto Consejo Jedi ante la invasión de la Cruzada Neo Mandaloriana. Aunque Bastila se negó a unirse a la causa de Revan, fue testigo de cómo varios Jedi, incluida Meetra Surik, la futura Jedi Exiliada, se unían de buena gana a su causa. Más adelante, cuando estos mismos Jedi volvieron como Sith durante la Guerra Civil Jedi, Bastila se convirtió en una de las mayores defensoras de la Orden Jedi.

Guerra Civil Jedi

En el 3957 ABY, con la Guerra en su apogeo, el Consejo Jedi envió a Bastila y a un grupo de ataque Jedi a capturar a Darth Revan. Shan y su grupo lograron infiltrarse en la nave del antiguo Jedi y le plantaron cara en el puente de mando. Sin embargo, antes de que pudieran combatir, Darth Malak, traicionó a su maestro y disparó desde su fragata al puente de mando donde se encontraba este. Como consecuencia, Revan quedó herido y al borde de la muerte. Shan, recordando que un Jedi debe de preservar toda vida, consiguió estabilizar su mente usando la Fuerza. Este acto crearía un poderoso Vínculo en la Fuerza entre ambos.

Shan llevó a Revan al Consejo Jedi, cuyos miembros decidieron que usarían la Fuerza para borrar temporalmente la memoria de Revan para reprogramarlo como un miembro leal a la República. Su esperanza era que, gracias al vínculo con Bastila, aceptara la luz como su camino y les ayudara a encontrar la Forja Estelar y a detener las legiones Sith que atacaban los planetas de la República.

Creyendo que Revan había muerto, Darth Malak se declaró nuevo Lord Oscuro de los Sith. Además, habiendo visto lo poderosa que era la Meditacion de Batalla de Bastila, su objetivo prioritario pasó a ser eliminarla o convertirla al Lado Oscuro.

En el último  año de la Guerra, la Fragata de Combate de Bastila, la Espiral de Endar, fue emboscada y abordada por la flota de Malak. Gracias al comandante Carth Onasi, Bastila Shan y un aún amnésico Revan consiguieron escapar mediante unas cápsulas, aterrizando en Taris. Al poco de aterrizar en la superficie, Shan fue capturada por una banda criminal conocida como los Vulkars Negros.

Tras aterrizar Revan y Onasi en Taris, la Flota de Malak los siguió y estableció un bloqueo para evitar que alguien escapara del planeta. Revan y Onasi consiguieron averiguar el paradero donde retenían a Bastila y la liberaron. Además, con la ayuda del mandaloriano Canderous Ordo, lograron robar los códigos necesarios para escapar del bloqueo y huyeron tras robar también la nave del lord del crimen Davik Kang, el Halcón de Ébano.

En busca de la Forja Estelar

Tras reunirse de nuevo con el Consejo Jedi en Dantooine, los Jedi decidieron volver a entrenar a Revan en los caminos de la Fuerza. Durante su entrenamiento, Revan encontró unas ruinas Rakata que contenían un trozo del Mapa Estelar, que conducía a la Forja. El Consejo encomendó a Bastila y a su grupo encontrar el resto de piezas del mapa que estaban desperdigadas por la Galaxia para hallar el paradero de la Forja Estelar.

Durante sus viajes por la Galaxia, Shan estaría al cargo de velar por que Revan no volviese a caer al Lado Oscuro. Esto propició que Bastila acabara enamorándose de Revan, quien, a pesar de su pasado oscuro, consiguió permanecer fiel al Código Jedi. Desgraciadamente, tras hallar todas las piezas del mapa, Darth Malak se enfrentó al grupo y reveló la verdadera identidad de Revan. Tras combatir brevemente, Bastila se interpuso entre Malak y Revan para darles una oportunidad de escapar. El grupo consiguió huir de la emboscada del Lord Oscuro pero Shan fue capturada. Darth Malak torturó a Bastila durante una semana hasta que la Padawan acabó sucumbiendo al Lado Oscuro.

Vuelta al Lado Luminoso

La República, con el paradero de la Forja Estelar descubierto, desplegó su Flota para plantar cara a Darth Malak. Con lo que no contaban era con la poderosa Meditación de Batalla que ahora estaba del lado de los Sith, ya que Bastila ahora lideraba sus tropas. El combate estaba siendo favorable para las tropas de Malak por lo que Revan y sus compañeros se infiltraron en la nave de Malak para detener a Bastila.

Bastila y Revan lucharon en combate y, a pesar de lo poderosa que se había vuelto, Shan no era rival para el que fuera su compañero. Sintiéndose derrotada, Bastila pidió a Revan que acabara con su vida. Sin embargo, Revan pidió a Bastila que intentara volver a la luz, como él hizo. Que se agarrara al Vínculo de la Fuerza que había entre ambos. Fue entonces cuando Revan confesó que él también amaba a Shan. Y gracias a este vínculo, Bastila consiguió volver al Camino de la Luz.

Bastila utilizó su Meditación de Combate para dar la vuelta a la batalla y volverla favorable hacia la República. Mientras, Revan fue a enfrentarse a Darth Malak en el puente de mando de la nave y, tras un intenso combate, acabó con el que fuera su antiguo discípulo y destruyó la Forja Estelar. Entonces, por fin, la paz volvió a la Galaxia.

Vida tras el conflicto

Tiempo después de que la guerra concluyera, Revan y Bastila se casaron e instalaron en Coruscant. Sin embargo, su relación con el Consejo Jedi quedó deteriorada ya que estos no aprobaban su matrimonio. Algunos se negaban a perdonar a Revan por su caída al Lado Oscuro y otros creían que había llevado a Bastila, su más prometedora Padawan, lejos de los caminos de los Jedi. Bastila y Revan terminaron llegando a un acuerdo con el Consejo. Ellos no hablarían públicamente en contra de Shan y Revan y estos no intentarían difundir su nueva filosofía al resto de la Orden.

Dos años después del fin de la guerra, el marido de Bastila comenzó a recordar fragmentos del pasado donde descubrió la existencia del Verdadero Imperio Sith y memorias de su encuentro con el Emperador. Revan partió solo hacia las Regiones Desconocidas, dejando atrás a sus seres queridos, incluida su esposa Bastila, que estaba embarazada, sabiendo que el lugar a donde iba era demasiado peligroso para ellos.

Sin embargo, la misión de Revan fracasó y el Emperador lo encarceló en una prisión de estasis durante siglos. Bastila nunca volvió a ver a su marido de nuevo y lo añoró cada día de su vida, sin saber que Revan velaba por ella en sus sueños gracias al uso de la Fuerza.

4 Comentarios

  1. bueno en la novela de Revan hablan un poco, pero es mas de el final, su viaje en busca del imperio sith.. y pues por supuesto se refieren al emperador Vitiate, el gran emperador de la epoca de la antigua republica.. el mismo que llevo la guerra unos cientos de años despues de las guerras mandalorianas.

Deja un comentario