Visas Marr, la Miraluka redimida

Aprendiz Sith

En el año 3952 ABY, Visas Marr, una joven Miraluka, vivía en su mundo natal, la colonia Miraluka de Katarr en el Borde Medio. En ese planeta se celebró un cónclave Jedi secreto para discutir los peligros que estaban amenazando a la Orden. Siete años antes, el Caballero Jedi Revan, héroe de las Guerras Mandalorianas, había fundado un nuevo Imperio Sith y se había proclamado él mismo Señor Oscuro de los Sith. Él, junto a su aprendiz Darth Malak, habían declarado la guerra a la República y a la Orden Jedi.

En los años posteriores a la finalización de la guerra, los Jedi estaban desapareciendo, siendo cazados uno por uno. Los Miraluka, una especie con un don innato en la Fuerza, y otros Jedi, tenían la esperanza de que la intensidad de la Fuerza en Katarr les proporcionaría clarividencia sobre cómo actuar contra esta amenaza invisible.

Uno de los líderes del Triunvirato Sith, Darth Nihilus, quien poseía una insaciable sed de alimentarse de la Fuerza, fue atraído por la gran acumulación de la misma en Katarr. Tras llegar al planeta, consumió toda la vida de Katarr, exterminando a todos los seres vivos del lugar. Visas Marr fue la única superviviente.

Los Miraluka eran una raza muy unida a la Fuerza y cuando Marr no solo vio sino que además experimentó la obliteración de toda la vida a través de la Fuerza, el dolor y el shock fue tan fuerte que la dejó inconsciente y al borde de la muerte.

Marr despertó a bordo de la nave de Nihilus y descubrió que la carne de sus ojos había sido arrancada. Conmocionada, pregunto al Lord Oscuro la razón de que le perdonara la vida. Nihilus le enseñó una visión de la galaxia que nadie más podría enseñarle. Una visión sintiendo a los seres vivos de otros planetas desconectados de la vida que les rodeaba. Unos seres incapaces de sentir la Fuerza. Marr sucumbió entonces al poder del Lado Oscuro.

Lo que Nihilus le mostró, dañó severamente la Visión de la Fuerza de Marr (esencial para los Miraluka ya que no usaban los ojos como algo simplemente físico). Esto la convenció de que toda la vida debía desaparecer. Visas llegó a creer que el hambre voraz de Nihilus, que portaba el silencio de la muerte, traía orden a la galaxia. Visas Marr se convirtió en su aprendiz y fue nombrada su Mano Oscura.

Después de un año viajando junto a su maestro a bordo del Devastador, Visas sintió una perturbación en la Fuerza. Tras informar a su mentor, Nihilus ordenó a Marr que fuera en búsqueda de la fuente y la trajera hasta él.

Buscando la Fuente

La búsqueda de la fuente llevó a Visas hasta Meetra Surik, la Jedi Exiliada. Meetra fue una General en las Guerras Mandalorianas que perdió su conexión con la Fuerza. Tras ir recobrando poco a poco dicha conexión, Visas Marr se valió de ese rastro para encontrarla e infiltrarse en el Halcón del Ébano, la nave donde viajaba Meetra.

Visas se enfrentó a Surik en un duelo de sables de luz y fue derrotada. Convencida de la fuerza superior de Surik, Marr suplicó a la Jedi Exiliada que acabara con ella, ya que la alternativa era morir a manos de su maestro por haberle fallado. Meetra perdonó la vida de Marr y ella le juró lealtad.

La primera impresión de Visas sobre Surik la dejó bastante inquieta. Marr no estaba acostumbrada a ver esa muestra de piedad, no solo hacia ella misma, sino hacia el resto. Visas creía que esto era un síntoma de debilidad y que podría ser utilizada por sus enemigos. Aún así, Visas estaba impresionada por las habilidades de Surik. Gracias a ella redescubrió la esperanza y volvió a creer que quizá el universo no era tan oscuro como su maestro le había enseñado.

Viaje con Meetra Surik

Desde ese momento, Marr se convirtió en una devota del Lado Luminoso. Junto con el resto del grupo de Meetra, Visas ayudó a buscar a los restantes Maestros Jedi. Hasta que llegó el momento decisivo con el enfrentamiento contra su antiguo maestro.

Visas, Meetra y Mandalore (uno de los miembros del grupo de la Jedi Exiliada) se infiltraron en el Devastador. Tras entablar combate con el Lord Oscuro, los tres héroes demostraron no ser rivales para el Señor del Hambre. Darth Nihilus aturdió a Meetra Surik. Antes de que pudiera acabar con ella, Visas Marr se interpuso entre ambos y ofreció su vida a cambio de que perdonase a la Jedi Exiliada. Esta muestra de devoción distrajo a Nihilus lo suficiente como para que Surik se recuperase.

Surik se percató de que, del mismo modo que existía una conexión con la Fuerza entre ella y Kreia, ocurría lo mismo entre Visas Marr y Darth Nihilus. Marr explotó esta ventaja y cortó momentáneamente la conexión con la Fuerza de su antiguo maestro. Esto lo dejó aturdido unos instantes. Juntos, Mandalore, Marr y Surik aprovecharon esa oportunidad y acabaron con el Lord Sith.

Tras acabar con Darth Nihilus, Surik viajó con el resto de miembros de su grupo a Malachor V. Allí les esperaban Darth Traya y Darth Sion, los últimos miembros del Triunvirato Sith. Tras confrontarlos y vencerlos, el período de las Guerras Oscuras llegó a su fin. Visas Marr jugaría en el futuro un papel clave en la restauración de la Orden Jedi. Pero antes de ello se sabe que regresó a su devastado planeta natal. Allí, tras mirar su superficie, vio por fin lo que estaba destinada a ver.

2 Comentarios

Comments are closed.