El Imperio Infinito fue el primer gran gobierno galáctico conocido, fundado por los Rakata, una especie científica muy avanzada. Usaron su conocimiento para conquistar y esclavizar otras especies a través de la Galaxia. Desde humanos hasta hombres de las arenas.

Inicios

Más de 36.000 años ABY, los Kwa, una especie reptiliana sensitiva en la Fuerza, llegó a Lehon a través de las puertas infinitas. Esta tecnología permitía viajar a los Kwa a través de toda la Galaxia. En Lehon, los Kwa entraron en contacto con los Rakata, una especie sensible a la Fuerza también. Se conviertieron en sus guías, ayudándoles a conocer más sobre la Fuerza y a desarrollar su tecnología. Sin embargo, los Kwa desconocían la verdadera naturaleza de los Rakata: una raza caníbal que ignoró las enseñanzas de sus maestros sobre el balance en la Fuerza y se concentró en desarrollar el Lado Oscuro.


Gracias a esta combinación, los Rakata comenzaron una campaña de conquista en las Regiones Desconocidas. Su objetivo eran mundos ricos en la Fuerza, donde esclavizaban a su población. Los Rakata desarrollaron una tecnología que les permitía inducir, a los sensitivos en la Fuerza, miedo y odio. Usando una maquinaria muy avanzada utilizaban esos sentimientos negativos para convertirlos en energía. Deseando también adquirir la tecnología de Puertas Infinitas de los Kwa, se volvieron contra sus mentores. Esto terminó en la Batalla de Lehon, donde muchos Kwa murieron para conseguir destruir la puerta que había en el planeta.

Sin embargo, los Rakata no se detuvieron aquí. Construyeron una estación espacial conocida como la Forja Estelar. Esta estación era una fábrica que usaba el Lado Oscuro para producir fragatas estelares y tecnología para el Imperio. Los Rakata continuaron su expansión y llegaron a Kashyyyk. Allí, instalaron maquinaria para terraformar el planeta y la vegetación. Sin embargo, un mal funcionamiento de la misma y la pérdida de contacto con el Ordenador Central provocó una avería que derivó en el hipercrecimiento de la vegetación del planeta.


Era de expansión

Hacia el 30.000 ABY el Imperio Infinito llegó a su cénit de expansión. Su imperio llegaba a 500 mundos ricos en la Fuerza por toda la Galaxia. Es en este momento cuando los Rakata llegaron al mundo natal de los Kwa, Dathomir. Como venganza por la destrucción de las Puertas Inifinitas, los Rakata subyugaron a la población de tal manera que acabaron involucionando a simples lagartos. En Dathomir encontraron a los enormes Rancors, una especia nativa del planeta. Transportaron un gran número de los mismos a Lehon y los introdujeron en el planeta Gamorr, donde se convirtieron en una criatura mitológica adorada por la cultura nativa del planeta, los Gamorreanos.

El Imperio Infinito convirtió el planeta Belsavis en un mundo prisión. Usando tecnología de estasis, mantenían bajo confinamiento monstruos y otras entidades. El primer prisionero de Belsavis, y la razón de su construcción, fue “World Razer”, una misteriosa entidad cuya hambre le llevo a devorar cientos de mundos.

Alrededor del 27.700 ABY, los Rakata descubrieron el planeta Korriban y a la especie Sith. Los Rakata enseñaron al rey sith Adas la tecnología de los Holocrones, pero Adas pronto descubrió las intenciones ocultas de conquista de los Rakata. Tras llevar la batalla contra los invasores Rakata, consiguió expulsarlos. El coste fue su propia vida.


Su expansión llegó hasta lo que más tarde se conocería como Mundos del Núcleo, donde estaba el planeta Coruscant. Este era el planeta nativo de la especie humana, que no tardó mucho en ser esclavizada también.

Durante su reinado, el Imperio Infinito entró en conflicto con los Esh-kha. Estos empezaron una campaña de conquista de varios planetas de dominio Rakata. Los Rakata atacaron a los Esh-kha para acabar con sus campañas bélicas. En este momento, un líder Esh-kha, “Hallow Voice”, pidió clemencia para su raza. Sin embargo, los Rakata solo mantuvieron conversaciones con él hasta poder asegurar su encarcelamiento y el de sus seguidores en Belsavis.

Colapso del Imperio

El uso de tecnología basado en la Fuerza acabó teniendo consecuencias fatales para el Imperio Infinito. La Forja Estelar comenzó a sembrar conductas agresivas en los líderes Rakata que acabó corrompiéndolos. Después de generaciones de supremacía galáctica, el imperio comenzó a fracturarse. Las especies esclavizadas se rebelaron contra sus amos y estalló una guerra civil por el control de la Galaxia. En el 25.200 ABY, los Rakata, ya debilitados por los conflictos interiores, sufrieron un golpe definitivo. Una plaga mortal (posiblemente creada por una raza esclava) se expandió con rapidez entre su especie. Los Rakata fueron prácticamente diezmados, pero lo peor aún no había llegado.

Una mutación en la enfermedad provocó que los Rakata perdieran su conexión con la Fuerza. Esto causó que perdieran la habilidad para manipular su avanzada tecnología. Este hecho fue lo que impulsó al resto de especies esclavizadas a volverse contra sus dominadores. Obligados por estas circunstancias, los Rakata volvieron a su mundo natal, Lehon.

Varias facciones de Rakata comenzaron en Lehon una devastadora guerra civil por el control del planeta. Esto desembocó en la destrucción de todas las ciudades y convirtió la superficie del planeta en una cadena de islas. La guerra casi extinguió a los ya pocos supervivientes Rakata, obligándolos a esconderse bajo tierra para sobrevivir. En este contexto de vida, los Rakata acabaron involucionando a grupos tribales primitivos. Solo una facción conocida como “Los Ancianos”, descendientes de una casta de sacerdotes del Imperio Infinito, logró perpetuar la historia sobre el auge y caída de su especie.

Centurias después, los registros del Imperio Infinito desaparecieron de la historia hasta el estallido de la Guerra Civil Jedi.

 

Lólindir


Síguenos en Redes Sociales:

▶ Facebook : Orden 64
▶ Twitter : @Orden64com


La muerte de Palpatine y el Proyecto Ceniza

Deja un comentario