Si hay algún aspecto importante en toda la historia de Star Wars más allá de la Fuerza, ese es la política. Desde el sistema de representantes electos de la República hasta el sistema fascista y autocrático del Imperio, múltiples formas de gobierno han aparecido representadas en las historias del canon actual y del anterior a la compra de Lucasfilm por parte de Disney, conocido como Legends. Entre estos sistemas políticos, encontramos el socialismo, que se sustenta en una filosofía política y económica basada en la propiedad social de los medios de producción y la eliminación de la propiedad privada.

A pesar de su importante papel en la historia de la humanidad, este sistema político-económico no tiene mucha presencia en el universo de Star Wars, pero a continuación os vamos a exponer algunos casos en los cuales este se ha introducido en la trama.

Batallón de Liberación Popular (Legends):

Durante la Era Imperial (19 ABY – 4 DBY), el planeta Eiattu 6, situado en el sector Ado del Borde Medio, dejó atrás su monarquía y pasó a estar gobernado por un sistema oligárquico conocido como Priamsta, llevando al descontento a una parte de la población. Con el objetivo de destruir esta aristocracia y redistribuir la riqueza entre el pueblo, nació el Batallón de Liberación Popular, que se enfrentó a Priamsta en una guerra civil. El líder de este grupo aseguraba, falsamente, ser el príncipe Harran, el heredero de la monarquía apartada por la oligarquía en Eiattu 6.

Gobierno de los Gran (Legends):

Situado en la Región de Expansión, el planeta Kinyen era la sede del gobierno de los Gran. Este estaba formado por miembros de familias destacadas de la sociedad Gran, que eran seleccionados al azar cada tres años y medio, y solo pudo funcionar correctamente debido al carácter pacífico de la especie.

El gobierno de Kinyen era una demarquía (sistema político de gobierno, en el cual el estado es gobernado por ciudadanos elegidos aleatoriamente) socialista, basada en la comunidad y la codependencia. La pobreza y el desempleo en el planeta fueron casi eliminados, y se garantizó a sus habitantes el acceso a uno de los mejores sistemas de atención médica de la galaxia.En su mayoría, los Gran aceptaron este gobierno, con la excepción de las colonias en Hok y Malastare. Sintiendo que se estaban destruyendo demasiadas familias y diluyendo la Gran raza, el gobierno pidió a todos los Gran que permanecieran en Kinyen, protegiendo a la sociedad Gran, pero también aislándolos de los habitantes de Hok y Malastare.

Frente de la Reforma de los Obreros del Cobalto (Canon):

Después de la caída de la República y la llegada al poder del Emperador Palpatine, el planeta volcánico Sullust, en el Borde Exterior, se convirtió en un importante centro minero e industrial imperial. Aunque durante años una buena parte de los trabajadores se mantuvieron pacíficos debido a la estabilidad aportada por el nuevo orden, el Frente de la Reforma de los Obreros del Cobalto fue creciendo en número. Esta organización de trabajadores antiimperial y socialista hizo llegar al gobernador imperial sus demandas de mejores condiciones laborales y una mayor autonomía local. Como respuesta a esta situación, el Imperio detuvo a aproximadamente el ochenta por ciento de los miembros de la organización, entre ellos a aquellos que consideraba más radicales.

El Frente de la Reforma de los Obreros del Cobalto estuvo liderado por Biyel Broan hasta que este sullustano se vio obligado a abandonar el cargo por sus relaciones con criminales. Además, poco después de la Batalla de Hoth, la organización participó en el Sitio de Inyusu Tor, también conocido como la Liberación de Sullust. Esta batalla tuvo lugar durante la Guerra Civil Galáctica y enfrentó a la Alianza para Restaurar la República y al Imperio Galáctico en el planeta Sullust.

La política en Star Wars abarca muchísimos hechos y características interesantes, las cuales vamos a seguir tratando en próximos artículos.

4 Comentarios

  1. Muy interesante! Muy conocimiento del mundo legends es aún limitadísimo pero acabo de comenzar una cuenta en Twitter (@STARpolicyWARS) en la que combino también mis estudios en Ciencias Sociales y Políticas y mi afición por Star Wars. Agradezco este tipo de post. Estaré al tanto!

  2. Excelente articulo. En algún momento tuve la disposicion de escribir algo al respecto; Star Wars es una saga muy diversa, futurista y de ciencia-ficción pero tambien muy política. Claro esta que muchos de los elementos narrativos y la situación política de la Galaxia en Star Wars hace necesario analizar las formas de gobierno que rigen sobre los Planetas o sistemas de Planetas, las alianzas, las rebeliones y propiamente el “imperialismo” del Imperio.
    Ahora sí debemos tener en cuenta que como hablamos de sistemas estelares y de gobiernos con situaciones muy ficticias (ej.: un Rey gobierna todo un planeta; una facción rebelde lidera 4 o 5 planetas; es decir, la ficción de que existen bandos homogéneos, todos alineados en la misma forma de pensamiento y acción), no podemos asimilar estas situaciones como socialistas/comunistas o capitalistas, porque en el universo ficticio de Star Wars, hablamos de ciencia-ficción.

    Pero claro, hay situaciones políticas que se desarrollan en la dinámica de guerra, lucha de poderes, opresión imperial, colonialismo que resultan interesantes. Una de ellas fue, por ejemplo, el apoyo encubierto de Anakin y Ahsoka como miembros del Consejo Jedi y Generales del Ejercito Clon la República Galáctica, apoyaron y entrenaron a fuerzas insurgentes donde conocen a Saw Guerrera, y éste luego, asume un liderazgo guerrillero en Onderon, su posterior apoyo al Escuadrón Fénix (a todas luces un comando de guerrilleros espaciales, con enlaces clandestinos con los Fulcrum, ante un adversario muy superior, apelando a la conciencia y un porvenir de justicia) y su colaboración, aunque radical y no bien recibida, a los inicios de la Alianza Rebelde.
    Aquí se ve otro elemento interesante, porque demuestra que no toda acción radical e individual conlleva propiamente una acción legítima para derrocar un régimen por un beneficio colectivo (Jyn Erso aprendió esto en Rogue One, algo tarde por cierto). Es decir, estamos viendo una lucha de facciones contra una hegemonía malvada impuesta.

    Pero como mencione, las ideologías políticas de la Tierra (si existiese) y su lógica de sistemas sociales no implica que se apliquen también en otros planetas con seres alienígenas con una estructuración social parecida pero muy diferente.

    Definitivamente, la opresión Imperial te hace ver las opciones populares, insurgentes y revolucionarias como algo muy potable y muy necesario.

Deja un comentario