Tal y como predijeron las moiras de Electronic Arts y, como no, con un retraso de casi un mes, la más reciente expansión de The Old Republic llamada Onslaught ha llegado a nuestros ordenadores trayendo todo lo prometido hasta la fecha.

Desde una nueva raza, los Nautolanos —disponible gratuitamente para todo el que renovó o realizó suscripción desde el 1 de septiembre hasta el 22 de octubre—; una nueva trama que busca continuar los hilos que la actualización del año pasado —Jedi Under Siege— dejó. Por supuesto, nuevos Flashpoints, Operations y planetas. Todo acompañado de la habitual subida del level cap en cinco niveles —actualmente hasta el 75—.

La verdad es que una servidora aún no ha tenido la oportunidad de experimentar esta nueva trama. La inclusión de los Nautolanos me motivó a hacerme un personaje —una Agente Imperial— así que no espereis una review particularmente pronto. Aún así, teniendo en cuenta todo eso, da gusto que lo que muchos consideran un «juego muerto» siga entregando contenido a sus jugadores.

Aprovechad —si es que aún no lo habéis hecho— para instalar el juego y experimentar horas y horas de contenido de Star Wars. Eso es, más que nada, porque con este parche se ha ampliado considerablemente el contenido gratuito del juego para incluir, finalmente, las dos primeras expansiones como parte de la oferta Free to Play, vease, Rise of the Hutt Cartel y Shadow of Revan.

Deja un comentario