‘The Mandalorian’: #09 “The Marshal” curiosidades y guiños

Vuelve la esperadísima segunda temporada del actual buque insignia de la franquicia, The Mandalorian.  Mando y el Niño han vuelto, y no han sido los únicos, pues nosotros también estamos otra vez para analizar y explicar todas las referencias al Universo Expandido que se van dando en la serie. Y este titulado como El Marshal no ha sido ni mucho menos una excepción. Y, antes de nada, si vais a volver a ver los capítulos anteriores, podéis volver a leer los artículos dedicados a cada uno de ellos. Ahora ya si, comenzamos, pues este es el camino.

¡Alerta Spoilers!

El Marshal

El propio título del capítulo merece un análisis antes de pasar a hablar del hombre que lo ostenta. Para empezar, el término “marshal”, que proviene en origen del dialecto de los francos, tiene una traducción peliaguda. Literalmente, en nuestro idioma se traduce como “mariscal”, que era un oficial militar de alto rango en los antiguos ejércitos de Europa y que se usó hasta la Segunda Guerra Mundial. Pero el título de “marshal” tiene otra vertiente aparte de la militar: la policial. Efectivamente, en muchos de los países de Europa que tenían mariscales en sus ejércitos también tenían otros que se encargaban del orden público y el cumplimiento de la ley.

Actualmente, solo los Estados Unidos de América siguen usando el título de “marshal” para designar a agentes de la ley, el llamado United States Marshals Service. Pero aquí surge un problema, y es que la traducción “mariscal” no sirve tanto para los “marshal” policiales, puesto que en nuestro idioma tiene connotaciones puramente militares. Así que a esos policías se les suele denominar como “comisarios” o “alguaciles”. En este punto, entra también el popular término “sheriff”, originario del inglés antiguo. Ocurre que es muy común que “sheriff” y “marshal” se confundan, y también sus traducciones, ya que a veces a los “sheriff” se los traduce como alguaciles, a los “marshal” como comisarios y viceversa.

Y justo esta confusión ocurre también en Star Wars, puesto que Cobb Vanth, el personaje que ha acompañado como coprotagonista de Mando en este capítulo, ya había aparecido antes. Luego hablaremos más de el, pero ahora quiero señalar que en la novela donde hizo su primera aparición el tenía el título de “sheriff” y mayor de su pueblo, y ahora lo cambian a “marshal”. Puede ser una especie de ascenso o algo parecido, pero lo cierto es que apenas hay tanta diferencia entre un título y otro. Y así, en la galaxia de Star Wars, existen personas que ejercen como agentes del orden con ambos títulos.

Pero todo tiene una solución sencilla, y esa es simplemente no traducir. Y parece ser la opción de la versión española del capítulo, ya que han dejado El Marshal tal cual. En cambio, en Hispanoamérica parecen haber optado por una de las traducciones que he señalado anteriormente y lo han dejado como El Comisario. Cada cual que elija la que más le guste.

Consecuencias

Como he mencionado antes, Cobb Vanth es un personaje que ya había sido presentado en el universo de Star Wars. En concreto, fue el protagonista de los interludios de la trilogía de novelas Aftermath. La historia de este personaje relatada en esas novelas ha sido en parte representada en los flashbacks de este capítulo. Vanth fue una vez esclavo en Tatooine hasta que logró ser libre y se fue a vivir a Mos Pelgo, que fue rebautizada como Ciudad Libre después del fin del Imperio. También entró en conflicto con los llamados Red Key Raiders o Colectivo Minero, una organización criminal afiliada al Sol Negro que intentaba establecerse en Tatooine aprovechándose de la muerte de Jabba el Hutt. Y, en algún momento, Vanth compró una armadura mandaloriana a los jawas en muy mal estado debido al “ácido gástrico del sarlacc” pero que usó para imponer el orden en Ciudad Libre.

Los rumores y filtraciones previas al estreno ya indicaban que aparecería interpretado por Timothy Olyphant y también que la armadura mandaloriana que usaría sería la de Boba Fett. Este último punto ni siquiera las novelas Aftermath lo aclararon, pero estaba claro que en Tatooine no podría haber otra armadura mandaloriana que viniera del estómago de un sarlacc.

Ring de lucha

El capítulo empieza con Mando y Yoda chiquito avanzando por las calles oscuras de una ciudad desconocida hasta que llegan a una especie de club de la lucha subterráneo, donde están luchando a muerte un par de gamorreanos empuñando vibrohachas. Las armas vibratorias están siendo una constante en esta serie, seguramente por la ausencia de las espadas láser. El propio Mando usa un cuchillo vibratorio que le está siendo muy útil.

Además, en ese sótano hemos podido observar a muchas especies alienígenas conocidas. Primero, el llamado Gor Koresh con el que se reúne Mando es un abyssin, una de las especies que fueron presentadas en la cantina de Chalmun en el Episodio IV. Para los gamorreanos sobran las presentaciones, y entre el público de la pelea podemos observar a kyuzos, una especie vista por primera vez en Episodio VII. Para acabar con los aliens, el tabernero de Mos Pelgo es un weequay, una de las especies sometidas por el Clan Hutt y que era común verlos servir como mercenarios, guardias y cazarrecompensas en los mundos controlados por los Hutts.

Flora y fauna de Tatooine

Volvemos a Tatooine y también vuelven sus criaturas. Los grandes y peludos banthas tienen un gran protagonismo en este capítulo y también vemos a los scurriers, una especie de canguros en miniatura. Y, además, tenemos de vuelta a los massifs, una peligrosa especie reptiliana de cazadores que se encuentran en otros planetas desérticos como Geonosis y Florrum. En Tatooine, los massifs sirven como una especie de perros guardianes para los bandidos tuskens, tal y como vimos en el Episodio II, cuando hicieron su primera aparición.

También vemos como los moradores de las arenas ofrecen una especie de bebida a sus nuevos amigos. Se trata de un melón negro, una fruta que crece en los Eriales de Jundland, la región de Tatooine donde vivía la familia Lars y Ben Kenobi. Tenían forma de huevo con una cáscara exterior negra crujiente y contenían una ‘leche’ que se sabía que beben los tuskens. La leche de melón negro también es segura para los humanos y el mismo Kenobi comentó una vez que tenía un sabor horrible. Kenobi intentó vender algunos durante una Gran Sequía en Tatooine durante su exilio, para que los colonos no murieran de sed.

Pero, entre todas ellas, no hay otra que destaque más que el gigantesco dragón krayt. Esta bestia a la que nuestros protagonistas tienen que enfrentarse es una de la más míticas del UE. De estos dragones sabemos que estaban divididos en dos subespecies: el dragón krayt de cañón más pequeño y común, y el gran dragón krayt, más grande pero más raro. Debido a su gran tamaño y ferocidad, son considerados como los superdepredadores de Tatooine. Sus cuerpos producen el veneno de krayt, que ayuda a los dragones como un ácido en la predigestión de su comida. Si un dragón krayt se siente amenazado, podía expulsar el veneno desde su boca, disolviendo instantáneamente cualquier tejido orgánico con el que el veneno entrara en contacto. En este capítulo podemos observar el devastador efecto de ese veneno y, evidentemente, en este caso vemos a un gran dragón krayt.

Los dragones krayt eran famosos, entre otras cosas, por sus perlas que se consideraban extremadamente valiosas, que es lo que los tuskens encuentran en el cadáver del dragón en el capítulo. Los moradores de las arenas también creían que los huesos de dragón poseían una magia poderosa. En el Universo Expandido, es típico que sean mencionados en muchos diálogos, aunque las apariciones directas no son muchas. La más conocida de todas es cuando un joven Luke Skywalker cayó dentro de la guarida de un dragón krayt y fue rescatado por Obi-Wan Kenobi (no descartaría que vayamos a ver a esa historia en la futura serie de Kenobi).

Pero es que incluso el dragón krayt apareció en la primera entrega de la saga, el Episodio IV. Si volvéis a ver la película, veréis que en un momento dado C-3PO camina cerca de un esqueleto de dragón krayt que yace sobre la arena. Una curiosidad es que el equipo de rodaje de George Lucas abandonó ese esqueleto en el desierto de Túnez donde rodaron la película. 25 años más tarde, durante la producción del Episodio II, el equipo volvió a visitar el lugar y encontraron el esqueleto donde lo habían dejado.

Otros guiños

Como en la temporada anterior, vemos al mítico R5-D4, nuestro querido ‘Rojo’, que de alguna forma logra sobrevivir a todo. El vehículo que utiliza Cobb Vanth os sonará a muchos, y no es para menos, ya que utiliza la turbina de una vaina de carreras. De hecho, es muy similar a la que construyó Anakin Skywalker muchos años atrás, tanto que no sería extraño que fuera la misma. Una novedad es el nombre técnico de la moto deslizadora que usa Mando, y es Zephyr-J. También, en la cantina de Mos Pelgo, vemos que sirven spotchka, la misma bebida azul que vimos en la temporada anterior y que se produce a partir de krill.

En la temporada anterior, señalamos que la pistola bláster que utiliza Mando está inspirada en el modelo de una pistola antigua real, y en este capítulo hemos visto algo similar. Si se presta atención al fusil bláster que utiliza Vanth, se puede ver que tiene la misma forma de un fusil Kalashnikov, como el famoso AK-47. Desde siempre, Star Wars ha usado modelos de armas reales para crear sus armas bláster.

El regreso

Desde que se anunció The Mandalorian, se ha especulado con el retorno del más icónico guerrero con armadura mandaloriana de la saga, el gran Boba Fett. Desde el fin de la primera temporada, multitud de fuentes han afirmado que ese personaje regresaría y además de la mano del actor Temuera Morrison.

Para los que no lo sepan, el personaje de Boba Fett fue interpretado en la Trilogía Original por el actor Jeremy Bulloch, que nunca se quitó el casco en pantalla. Debido al inesperado éxito del personaje, George Lucas se propuso recuperarlo para las precuelas, dándole un origen. Así, creó al padre de Boba, Jango Fett, un supuesto guerrero mandaloriano que trabajaba de cazarrecompensas.

Digo “supuesto” porque, aunque Lucas creó el concepto de mandaloriano al mismo tiempo que Boba Fett, siempre tuvo claro que Boba y por extensión su padre no eran auténticos guerreros mandalorianos, sino unos impostores que usaban la armadura. Sin embargo, esta idea no fue seguida por los autores del UE, puesto que en muchas obras se nos presentó a ambos liderando a grupos de guerreros mandalorianos, alcanzando el rango de Mand’alor. Incluso en la serie de cómics Temporada de caza conocimos la historia de origen de Jango Fett, en la que nos dejaban claro que era un mandaloriano de verdad. Esto fue así en Leyendas, pero en el canon la cosa cambió.

Por alguna razón, Lucasfilm decidió volver a la concepción original que George Lucas tenía de los Fett, estableciendo que Jango decía haber nacido en la colonia mandaloriana de Concord Dawn, aunque esto podría no ser cierto. Y, en cuanto a Boba, hay que tener en cuenta que no es más que un clon de Jango. Considerarlo mandaloriano sería como llamar así a todo el ejército clon. Según palabras del director y productor ejecutivo Dave Filoni, Boba no es un mandaloriano, y, aunque ha sido adoctrinado en sus costumbres, la mayor parte de su vida la ha pasado al margen de la cultura de Mandalore. En otras palabras, para considerarse mandaloriano hay que seguir los pasos de Din Djarin, ser criado por ellos, jurar el credo y cumplir con el código, algo que no hizo Boba Fett.

Lo bueno de que George Lucas convirtiera a Boba Fett en un clon de otra persona que era adulta en la época de las precuelas y que en la trilogía original nunca se quitara el casco ha permitido precisamente que el mismo actor de Jango Fett, Temuera Morrison, pueda hacer el papel que interpretó hace tantos años Jeremy Bulloch. Así, se cumplen 15 años desde la última aparición de Morrison interpretando al Comandante Cody del Gran Ejército de la República en el Episodio III.

Y luego está el asunto de lo que pasó con Boba Fett después de caer en el Sarlacc de la fosa de Carkoon en el Episodio VI. El nuevo canon, al contrario que Leyendas, nunca confirmó cuál fue el destino de Boba. Lucasfilm ha ido introduciendo sutiles guiños al personaje los últimos años, dando a entender que sobrevivió al aparato digestivo del sarlacc al que Han Solo le lanzó. Ahora está claro que Boba sobrevivió y de alguna forma logró salir del interior del sarlacc, aunque obviamente la historia después de eso será distinta a la de la antigua continuidad. Por ejemplo, en Leyendas, Boba conservó su armadura después de escapar.

La revelación de Boba Fett en el capítulo nos hace pensar en esa escena final del capítulo 5 El Pistolero, cuando una figura misteriosa se acerca al cuerpo sin vida de Fennec Shand. ¿Sería Boba? Lo que está claro es que, en algún momento de esta temporada, Mando y Boba podrían llegar a cruzarse.

Y con esto acabamos nuestra revisión del capítulo. Si habéis algo que se me ha pasado por favor ponlo en comentarios, y nos vemos el próximo viernes. Un saludo. This is the way.

¡Comenta todos los capítulos en nuestro canal de spoilers en Discord!
LtColAlvaro
LtColAlvaro
Cuando te encontré eras débil, pero ahora tu odio se ha convertido en tu fuerza. Al fin, el Lado Oscuro es tu aliado. Levanta, mi Aprendiz. Tu destino te pertenece. Corta todos los vínculos con el pasado. Nadie debe saber que aún me sirves. Vete, y recuerda que el Lado Oscuro siempre te acompaña.

2 COMENTARIOS

  1. También podrias añadir que el dragon Krayt aparece en KotOR, y el tamalo del esoecimen es “gigantesco”. Lo mata Revan de un modo similar al del episodio y su perla esta en si tonia con la fuerza y es un modificador de espada laser, lo que enlaza con la magia de sus huesos.

Deja un comentario