Creo que nadie se escandalizará si comienzo con la siguiente frase: Star Wars es una saga amplísima y muy influenciada por nuestra historia. Esto podemos corroborarlo de muchas formas, por ejemplo analizando la influencia de la Guerra de Vietnam en Star Wars. Batallas, personajes, ideologías… nuestra saga galáctica se alimenta en gran parte de sucesos ocurridos. La realidad supera la ficción.

En esta ocasión, pondremos el foco en la Antigua Roma, una época que sin duda desata el interés y la imaginación de todos. Analizaremos las similitudes entre Star Wars y algunos sucesos que pudieron influir en el planteamiento de algunos de los hechos más importantes de las películas. Es muy posible que haya más similitudes a lo largo del canon, pero en este artículo nos limitaremos a analizar el material más accesible para todos los fans.

República e Imperio

Un hecho muy importante en el desarrollo, tanto de Roma como de la Galaxia en Star Wars, es la distinción de dos etapas claramente diferenciadas: la República y el Imperio. En el caso de Roma, la población creía en los valores de la república (“democracia”, equilibrio, autogobierno…) y temía a la extinta monarquía hasta el punto de odiar cualquier sistema monárquico. No obstante, Augusto se proclamó emperador en el año 27 a. de C., haciendo creer a los romanos que estaba devolviendo la prosperidad a la república, pero convirtiéndola en un imperio en el que su título de emperador estaba oculto entre otros más democráticos.

Augusto de Prima Porta, escultura del año 20 a.C. Augusto fue el primer emperador de Roma.

De forma similar, el canciller Sheev Palpatine, autoridad máxima de la República Galáctica, aprovechó un período de crisis para fortalecer su poder personal haciendo creer al senado que estaba salvando a la república de la muerte (“Irónico“, Sheev Palpatine). Los poderes excepcionales se hacen notar mucho más que los de Augusto, pero en ambos casos vemos cómo dos sociedades claramente republicanas y que presentan una fuerte aversión al totalitarismo son engañadas y convertidas en imperios.

Quizás os preguntéis el papel de Darth Vader en esto, y tiene sentido pensar en él como en un Julio César (predecesor de Augusto). Durante los episodios II y III podemos ver que las ideas de Anakin discrepan de las de Padmé, dando a entender que ve en la República un sistema corrupto y opinando que una dictadura sería la solución. Gayo Julio César se convirtió en dictador de Roma, aunque no llegó a convertirse en emperador como su sucesor Augusto. Por lo tanto, Palpatine hizo realidad y superó a Vader, al igual que ocurrió en Roma.

El Senado

Es la institución más importante en el mundo de Star Wars, el lugar donde cada sistema es representado y se discuten temas políticos como la guerra o la economía. El ejército era leal al senado con las ventajas e inconvenientes que esto conlleva. Las tropas pertenecen a una unidad política que en teoría tiene las mismas aspiraciones, pero es bien sabido que los distintos grupos políticos tienden a buscar su propio beneficio. En la República Galáctica se aprecia esta división que acaba enlenteciendo las decisiones militares. Para evitar esto, el poder militar acaba siendo encomendado a los Jedi, que se convierten en generales de grandes sumas de soldados.

El Senado representaba al pueblo romano y era la principal institución, donde dos cónsules eran los más altos magistrados (algo cercano a una presidencia).

Tanto en Roma como en Star Wars, durante el período de República, vemos cómo los soldados van cambiando su lealtad hacia sus propios generales, que son quienes les sustentan y quienes se benefician del botín obtenido. Con un ejército dividido al servicio de seres con mucho poder e intenciones dispares, la guerra civil comienza de la misma forma en ambos universos. Julio César fue declarado enemigo público al avanzar con sus tropas hacia la capital, mientras que Darth Sidious obtuvo el poder de la mayor parte del ejército y se hizo con el control absoluto. Palpatine siempre supo que quien controlase al ejército, controlaría la República. Tras lograr su propósito, disolvió el senado para eliminar a la oposición política (además de usar la fuerza para ello).  Sin duda, un proceso muy interesante de analizar y comparar teniendo en cuenta las similitudes.

El entretenimiento

Cuando pensamos en el ocio en la Antigua Roma, pensamos en gladiadores, carreras de cuadrigas, los diversos juegos de taberna… Todo esto lo hemos visto una y otra vez en series, novelas y películas, como es el caso de Gladiator (2000) o Quo Vadis? (1951), dos grandes películas sobre el mundo romano que nos mostrarán una parte del entretenimiento de esta sociedad.

En Star Wars podemos encontrar símiles en la mayor parte de las películas. Para empezar, las carreras de cuadrigas romanas consistían en carreras salvajes donde los aurigas conducían sus carros tirados por varios caballos, lo que se asemeja mucho a la carrera de vainas mostrada en Episodio I: La amenaza Fantasma, donde un jovencísimo Anakin compite en Tatooine contra rivales que hacen todo lo posible por ganar, luchando no sólo por la victoria, sino por salvar la vida. Como dato interesante, era más común perder la vida en una carrera de cuadrigas que en una lucha de gladiadores, ya que en la mayoría de los casos se le perdonaba la vida al derrotado.

Otro ejemplo es el de los gladiadores, unos guerreros muy bien entrenados que luchaban en coliseos y teatros con distintas armas y armaduras. En un comienzo, las luchas de gladiadores eran parte de los rituales funerarios etruscos y combatían durante los ritos funerarios, aunque irían cobrando fama durante la república a modo de entretenimiento. Sobran las presentaciones cuando se habla de gladiadores, pero en Episodio II: El Ataque de los Clones, los protagonistas se ven prisioneros en lo que parece un gigantesco coliseo geonosiano, los cuales pretenden sacrificarlos como modo de entretenimiento, haciendo que los Acklay los devoren. Esto se asemeja mucho a una macabra pena de muerte surgida a finales del siglo I, llamada damnatio ad bestias, que consistía en arrojar a los condenados a un espacio cerrado (una jaula o la arena del coliseo) para que fueran devorados por animales, del mismo modo que los Acklay. Esta pena se usó con criminales y cristianos, aunque en ocasiones muy contadas.

Obi-Wan Kenobi combatiendo con un Acklay en la Arena de ejecución de Geonosis.

Esta ha sido una pequeña muestra de lo inmenso que es el universo de Star Wars. Existen muchas otras fuentes que se han usado para construir una historia tan compleja y muchas merecen ser analizadas. Si te ha gustado esta comparativa y te ha parecido interesante, no olvides comentar qué aspecto te ha gustado. Un saludo y que la Fuerza os acompañe, o como dirían los romanos, Audentis fortuna iuvat (o bien Fortuna audaces iuvat), la fortuna sonríe a los valientes.

3 Comentarios

  1. Anda! Al final resulta que si se encuentran muchas similitudes con Roma… jajajajaja… Ya me parecía a mí que, pese a haberse inspirado en los fascismos, a Lucas esto le había salido “muy romano”. Yo añadiría además los gobernadores de sector que se asemejan muchísimo a los gobernadores de las provincias romanas y, también, desde un punto de vista puramente estético la incuestionable inspiración, diga lo que diga Lucas, en la guardia pretoriana a la hora de crear los Guardias Reales de Palpatine.

    Interesante artículo Anker, enhorabuena.

    • ¡Buenas Fnt!
      Lo cierto es que pensé en comentar también la guardia pretoriana y la del senado, con esos cascos corintios y el penacho, pero creí que sería mejor centrar el análisis en lo más relevante. Con respeto a los fascismos también se podría hablar bastante y es muy conocido el tema, quizás pronto haga una nueva comparativa.
      Me alegro que te haya gustado 🙂

      • Y quizás hubiera podido hablar de la relación entre alienígenas e imperiales, ya que me parece muy basado en las relaciones entre bárbaros y romanos en el Bajo Imperio, como ocurre con los visigodos.

Deja un comentario