‘The Book of Boba Fett’ #07 “In the Name of Honor” curiosidades y guiños

Hoy leemos las páginas finales de El Libro de Boba Fett, cuyo último capítulo titulado En el Nombre del Honor está lleno de acción y emociones. Dirigido una vez más por Robert Rodriguez, todas las piezas colocadas en los capítulos anteriores se unen para la confrontación final.

¡Alerta Spoilers!

Los Gotra

Todas las facciones de Tatooine debían elegir de parte de quien estarían y al final todos escogieron bando. Recordemos que Boba Fett, como Daimyo de los territorios de Tatooine, es el señor del crimen de Mos Espa. Pero el control de esa ciudad se dividió desde los tiempos de Bib Fortuna entre las familias del crimen Trandoshana, Aqualish y Klatooniana, que dominan el centro, el barrio obrero y el espaciopuerto de la meseta superior respectivamente. A su vez, Boba Fett trata de formar su propia «familia» o gotra que le ayude a gobernar con respeto el planeta y proteger a sus gentes. Precisamente este nuevo término «gotra» en contraposición de «sindicato» requiere de un análisis más preciso.

Por lo que deducimos de los diálogos de esta serie, gotra es un sinónimo de familia, sindicato o banda criminal, es decir, un tipo de organización mafiosa. Que las bandas de Mos Espa se dividan en función de su raza evidentemente es una referencia a las mafias del mundo real que suelen organizarse en torno a etnias, como la italiana, irlandesa, china, rusa, etc. En Star Wars ya se conocía este término por el Gotra Droide, una organización relacionada con los Cinco Sindicatos. Como su nombre indica, estaba formada fundamentalmente por droides de combate. Ahora, sabemos que Gotra alude a su condición de grupo dedicado a la delincuencia organizada.

La tormenta arrecia

Del lado del Daimyo, están sus dos guerreros Gamorreanos armados con sus cuchillas vibratorias, los Modificados con sus motos speeder tuneadas liderados por Drash y Skad y Krrsantan el Negro alias «Santo» con su gran rifle blaster y sus nudillos eléctricos. Además de contar con Din Djarin armado con su pistola blaster IB-94 y el resto de su arsenal, también acuden los soldados de Ciudad Libre, liderados por el tabernero Taanti con su rifle de ciclos o cycler. Junto al weequay está la joven Jo, una de sus vecinas, que usa el fusil blaster de Cobb Vanth. Como vimos en el capítulo 9 de The Mandalorian, está basado en el famoso fusil de asalto AK-47 y, de hecho, lo han denominado KA47.

En cuanto a Fennec Shand, sigue con su rifle de francotirador MK. Por supuesto, Boba Fett usa su carabina blaster EE-3 junto a su armadura mandaloriana, equipada con lanzallamas en miniatura ZX, lanzacohetes de muñeca MM9, lanzador de dardos cohete de rodilla y su mochila propulsora Z-6, sin olvidarnos de su bastón gaderffii o gaffi que resultó ser vital para el duelo final.

En contra, el Sindicato Pyke reúne a un gran número de sus sicarios armados con sus pistolas CC-420 y otras armas blaster no identificadas. Avanzan al Santuario liderados por uno de sus capos, con el apoyo los gotra de Mos Espa que atacan a traición a los aliados del Daimyo.

Aunque lo más destacado de este ejército son los dos enormes droides de batalla que pusieron en graves apuros a nuestros protagonistas. Se tratan de droides aniquiladores Scorpenek que están basados en obras de arte conceptual para las Precuelas, como se puede ver en los Libros de Arte de El Ataque de los Clones y La Venganza de los Sith. Pero solo aparecieron en esos libros y otras guías de referencia de Leyendas como La Nueva Guía Esencial de Droides y La Guía Esencial para la Guerra. Son una versión más grande y poderosa de las famosas droidekas, como se puede ver por sus dos cañones láser duales de fuego rápido amartillados hacia atrás y su generador de escudo deflector. Precisamente fueron fabricados por la empresa Nido de Creación Colicoide, la misma que produjo las droidekas.

Por último, Cad Bane vuelve a demostrar su habilidad con las pistolas blaster LL-30 y con sus brazales de múltiples funciones, muy similares a los mandalorianos, con lanzallamas por ejemplo.

Duelo final

Aún así, Boba Fett y sus aliados todavía requirieron de más fuerza para acabar con sus enemigos. Los Pykes por poco acariciaron la victoria, pero la llegada del antiguo cazarrecompensas a lomos de su rancor acabó por inclinar la balanza de su lado. Y no fue el único refuerzo que llegó a Tatooine. Un Ala-X aterriza en el hangar 3-5 de Peli Motto en Mos Eisley con un pasajero muy especial. Se trata de Rojo Cinco, el caza estelar de Luke Skywalker, pilotado en esta ocasión por su fiel astromecánico R2-D2, que trae al pequeño Grogu de vuelta con su querido Mando. Y la simpática Peli Motto lo lleva a Mos Espa junto con sus droides mecánicos serie DUM en un rickshaw o calesa tirada por un droide de trabajo general serie RIC.

Mientras tanto, el rancor anda suelto por Mos Espa. En una escena que es una clara referencia a King Kong, la bestia se sube a la torre más alta de la ciudad. Para tranquilizar al desatado rancor, Grogu usa una habilidad de la Fuerza conocida como Vínculo Animal o Truco de la Bestia, que permite conectarse a la mente de criaturas salvajes para controlarlas. Anakin Skywalker usó este poder para domar al reek de la Arena Petranaki de Geonosis y Obi-Wan Kenobi la utilizó en Ryloth para controlar a una manada entera de voraces gutkurr. Aunque Ezra Bridger es el Jedi más conocido por emplear esta técnica, pues recurrió a ella en multitud de ocasiones con diferentes criaturas, como fyrnocks, tibidees y purrgils.

Como explicamos en nuestro último análisis, Boba Fett y Cad Bane se conocen desde siempre. Bane fue instruido por Jango, el padre de Boba, y este a su vez le enseñó el oficio del cazarrecompensas. El pasado duelo entre ambos que mencionamos, que nunca fue emitido en televisión, parece confirmarse. Al igual que en The Bad Batch, Cad Bane luce una placa metálica en la cabeza, como consecuencia del certero disparo que le propinó su antiguo alumno. Para finalizar, efectivamente Cad Bane a estas alturas ya es considerado un anciano, puesto que nació en el año 62 ABY, con lo que ha vivido hasta los 72 años de edad. De hecho, los Duros se caracterizan por tener una esperanza de vida más corta que los humanos.

Atar cabos sueltos

Los responsables de tanta muerte y destrucción no podían irse de rositas ni mucho menos. Fennec Shand encuentra y acaba con el jefe Pyke de Tatooine y con los líderes traidores de las familias de Mos Espa, el Trandoshano Dok Strassi, el Aqualish Garfalaquox y el don de los Klatoonianos. Como indicó el mayordomo Twi’lek, estos se encuentran en la guarida Pyke de Mos Eisley, que antes era la Oficina de Exploración de Dunas. Esta oficina apareció una sola vez en la aventura Secretos de Tatooine para el Star Wars Roleplaying Game publicada en la revista Star Wars Gamer #7. Era descrita como una supuesta rama del gobierno local dedicada a mapear la superficie desértica de Tatooine. Pero en realidad era un club de exploradores que colocaban ubicaciones falsas de «tesoros ocultos» en los mapas para engañar a los turistas.

Como colofón final, la escena post créditos nos revela que Cobb Vanth no solo no está muerto, sino que además va a ser «mejorado». El que está al lado del tanque de bacta en el que se está curando el Marshal de Ciudad Libre es el Modificador. Es el cyborg que tiene un local en Mos Eisley donde opera a los que quieren convertirse en modificados. Pudimos ver en el capítulo 4 como salvó a Fennec Shand de la muerte modificándola por petición de Boba Fett. Es interpretado por Stephen Lee Bruner, más conocido por su nombre artístico Thundercat, es un bajista, cantante, compositor y actor estadounidense de Los Ángeles.

The Book of Boba Fett #07 Hilo + directo

Más guiños y curiosidades

¡Más WookieeNews en redes sociales!

LtColAlvaro
LtColAlvaro
Cuando te encontré eras débil, pero ahora tu odio se ha convertido en tu fuerza. Al fin, el Lado Oscuro es tu aliado. Levanta, mi Aprendiz. Tu destino te pertenece. Corta todos los vínculos con el pasado. Nadie debe saber que aún me sirves. Vete, y recuerda que el Lado Oscuro siempre te acompaña.
  1. La verdad que esta serie ha tenido grandes momentos (en especial el episodio 6) pero creo que no han sabido dar con el toque que le faltaba para mantener un cierto nivel de atención y entretenimiento, además de que mando le roba totalmente el protagonismo.

    Otro problema que veo es que los 3 primeros episodios son un poco lo mismo y no tienen más de donde sacar. Dudo que haya una temporada más y más viendo lo que han hecho con Cad Bane, una pena. Y mejor no hablemos de los motoristas cyberpunk que no pegan para nada con la estética y mundo de star wars.

    Un serie con más sombras que luces y que podría haber sido más exprimida, teniendo en cuenta el mundo tan oscuro que rodea a Boba.

Deja un comentario